¿Qué es el Libre Albedrío Libertariano?

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

|

April 19, 2018

Pregunta:

Hey Tim, hablas de libre albedrío libertariano todo el tiempo. ¿Puedes explicar y definir exactamente qué quieres decir con este término? Gracias.

Matt

Respuesta de Tim:

¡Gracias por tu pregunta, Matt! Lo primero que tengo que discutir es el uso de la palabra “libertariano”. Según el diccionario Merriam-Webster, “libertariano” se define como:

1. un defensor de la doctrina del libre albedrío.

2. a) una persona que defiende los principios de libertad individual, especialmente de pensamiento y acción.
    b) en mayúscula: miembro de un partido político que defiende los principios libertarios.

Para aclarar, no estoy haciendo ninguna referencia política cuando discuto la palabra “libertario/libertariano”. Más bien, soy a la vez defensor de la doctrina de un tipo específico y genuino de libre albedrío, y creo que los humanos poseen la capacidad de pensar y actuar libremente (al menos algunas veces).

La razón por la cual tenemos que usar la palabra “libertariano” cuando describimos el libre albedrío es porque el término “libre albedrío” ha sido secuestrado por deterministas que quieren tenerlo todo al mismo tiempo. Afirman una idea incoherente llamada “libre albedrío compatibilista” (la idea de que los humanos son libres a pesar de que algo externo a la humanidad determina causalmente todo sobre la humanidad). Como ya señalé (aquí, y aquí), no hay nada libre sobre la “libertad” compatibilista.

Con esto en mente, el libertarianismo (o el libre albedrío libertariano) puede definirse mejor como la conjunción de un rechazo al compatibilismo junto con la afirmación de que los humanos (al menos ocasionalmente) poseen libre albedrío. Es decir que el libertarianismo afirma que poseemos “libertad de responsabilidad moral y racional” [1] y “que la libertad necesaria para una acción responsable no es compatible con el determinismo”. [2]

Normalmente me gusta defender un modelo más fuerte de libertad libertariana que no todos los libertarianos (incluidos algunos de mis colegas) afirman. Es decir, cuando me refiero al libre albedrío libertariano, simplemente me refiero a lo que la mayoría de la gente probablemente piense cuando usan el término “libre albedrío”. En pocas palabras, la libertad libertariana es al menos la capacidad de elegir genuinamente entre las opciones de acuerdo con la naturaleza de uno.

Ahora, incluso si el libre albedrío libertariano (LAL) no existe, creo que todos están de acuerdo en que al menos parece que tenemos LAL. Incluso si la verdad objetiva del asunto es que el LAL es solo una ilusión, ciertamente parece, por ejemplo, como si escogiéramos libremente Coca Cola en vez de Pepsi (o viceversa) en la tienda de comestibles. Y si eliges Coca Cola, al menos parece como si nada te impidiera escoger a Pepsi en su lugar. Sin embargo, si este tipo de libre albedrío no existe, entonces nuestras elecciones, decisiones y creencias son todas elegidas por causas externas (Dios o las leyes de la naturaleza). Es decir, si el LAL no existe en absoluto, entonces ninguna de nuestras creencias o conductas depende de nosotros.

Si Dios o la naturaleza determinan todas las cosas, entonces la llamada “elección” para afirmar cualquier cosmovisión determinista es más inofensiva que la calvicie o un ataque de apendicitis (he sufrido ambas). Por lo tanto, parece que, si la vida ha de tener algún significado objetivo, el libre albedrío libertariano debe ser una parte vital de él o no somos nada más que dominós cayendo glorificados.

William Lane Craig resume muy bien este enigma y dice: “Después de todo, si no tengo libre albedrío y mi vida es [objetivamente] sin sentido, ¿a quién le importa?” ¡Al examinar eso, incluso el “preocuparse” o “no preocuparse” ni siquiera depende de nosotros si el determinismo exhaustivo es cierto (hablamos de una existencia sin sentido)! Craig pasa a proporcionar un experimento mental (viejo pero relevante):

Entonces, ¿qué significa tener libre albedrío?… Imagina a un hombre cuyo cerebro ha sido implantado secretamente con electrodos por un científico loco. El científico, al ser partidario de Obama, decide activar los electrodos para hacer que el hombre vote por Obama si el hombre entra en la cabina de votación para votar por Romney. Por otro lado, si el hombre elige votar por Obama, entonces el científico no activará los electrodos. Supongamos, entonces, que el hombre entra a la cabina de votación y presiona el botón para votar por Obama. En tal caso, parece que el hombre vota libremente por Obama. ¡Sin embargo, no estaba en su poder hacer algo diferente!

El experimento mental de Craig sugiere que, para que la propia voluntad sea realmente libre, sus elecciones, acciones e incluso muchas de sus creencias deben ser realmente de ellos (al menos indirectamente y ocasionalmente), y no causalmente determinado a través de fuentes externas. A lo que se refiere Craig se le conoce como “causalidad del agente”, lo que implica no solo libre albedrío, sino también libre albedrío libertariano (el experimento de pensamiento anterior demuestra que el agente posee LAL con respecto a sus pensamientos, incluso si no tiene la capacidad de actuar físicamente de otra manera). En este sentido, un agente toma decisiones (al menos algunas veces) de acuerdo con el librepensamiento (razón), y no las leyes deterministas de la naturaleza, Dios o cualquier otra cosa.

Por lo tanto, si los humanos somos libres y podemos pensar y tomar nuestras propias decisiones debido a las razones por las que hemos pesado y luego hemos actuado, también nos responsabilizamos por estas elecciones y acciones. [3] Esta “capacidad” es la esencia del libre albedrío libertariano y la Biblia es consistente con esta “capacidad” de principio a fin. Considere 1 Corintios 10:13:

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es Dios, que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistirla.

¿Qué se sigue de este versículo de la Biblia? Cada vez que has pecado en tu vida, Dios te ha provisto una salida para que no tengas que pecar. Entonces, se sigue que cuando pecaste, fuiste capaz de no pecar, y podrías haber no pecado. Sin embargo, elegiste pecar libremente de todos modos. Tienes LIBRE ALBEDRÍO.

Ya que eres capaz de no pecar, eres responsable de tu pecado. No digas “el diablo me obligó a hacerlo”. Peor aún, no digas: “¡Dios me hizo hacerlo!”. Tienes la habilidad, así que tome la responsABILIDAD por sus propios pensamientos (2 Corintios 10:5 y Colosenses 2:8) y sus acciones.

Ingredientes Esenciales del LAL

Para entender este concepto, examine sus ingredientes clave. En el libro The Recalcitrant Imago Dei: Human Persons and the Failure of Naturalism  [La Recalcitrante Imago Dei: Las Personas Humanas y el Fracaso del Naturalismo], J.P. Moreland ofreció cuatro elementos esenciales del LAL que debemos tener en cuenta:

  1. P es una sustancia que tiene el poder activo para producir e [en pensamiento y/o acción]. (P es un agente)
  2. P ejerció poder como primer motor (un “originador”) para producir e [en pensamiento y/o acción].
  3. P tuvo la capacidad categórica de refrenarse de ejercer el poder para producir e [nada determina causalmente que P no piense y/o actúe de otro modo]
  4. P actuó por el bien de las razones, que sirven como la causa final o meta teleológica por el cual P actuó.

Es decir, si estas cuatro proposiciones son verdaderas para P, entonces P posee LAL. Para mantener las cosas simples y “memorizables”, podemos hervir el libre albedrío libertariano en dos ingredientes esenciales. Si uno posee LAL, entonces (al menos ocasionalmente) tiene…

1- La capacidad de pensar y/o actuar de otra manera.

2- Sin causas deterministas externas.

Robert Kane describió el LAL como “agentes capaces de influir en el mundo de varias maneras” y que “abren alternativas… delante de nosotros”. Él continúa diciendo que, si el LAL está poseído por humanos, entonces,

“Depende de nosotros” lo que elegimos y cómo actuamos; y esto significa que podríamos haber elegido de otra manera… Esta “dependencia de nosotros” también sugiere que las fuentes últimas de nuestras acciones yacen en nosotros y no fuera de nosotros en factores que están más allá de nuestro control. (Four Views on Free Will, 5)

Si los humanos no poseen esta “dependencia de nosotros”, entonces incluso la elección de ser o no determinista no depende de nosotros — está determinada por cosas que están fuera de nuestro control. Si esta visión del determinismo exhaustivo es verdadera, entonces no posees capacidad epistémica para evaluar tus propios pensamientos. Algo más está gobernando todos tus pensamientos — ¡no tú! Esto no es claramente bíblico ya que Pablo parece enseñarnos a tomar responsabilidad individual sobre nuestros pensamientos y tomarlos cautivos (2 Corintios 10:5) antes de que ellos lo hagan (Colosenses 2:8). Si Pablo tiene razón, entonces al menos algunos de nuestros pensamientos “dependen de nosotros”. Si esto es cierto, entonces este es un apoyo bíblico adicional al libre albedrío libertariano (al menos en lo que respecta al pensamiento).

Conclusión

Una vez fui acusado personalmente de herejía por un prominente determinista calvinista porque mi definición de LAL no incluía a Dios ni a ningún versículo bíblico. Esta es una objeción pobre porque uno no puede argumentar a favor o en contra del LAL desde una perspectiva bíblica, teológica o filosófica hasta que uno entienda correctamente lo que significa LAL. Una vez que entendemos el concepto de LFW, ahora podemos ver qué implicaciones teológicas o filosóficas se derivan de él, si existe o no.

Con esto en mente, he argumentado que, si el LAL no existe, entonces nadie posee la capacidad de participar en el proceso de racionalidad y nadie posee conocimiento inferencial. Dado que es imposible rechazar la posesión de conocimiento sin asumir que uno posee conocimiento, tenemos buenas razones para pensar que existe el LAL. Además, no solo he proporcionado argumentos basados en la metafísica para concluir que el LAL existe, también he proporcionado argumentos teológicos consistentes con una plétora de escrituras que concluyen que los humanos poseen LAL.

En pocas palabras: El LAL proporciona la capacidad de pensar y/o actuar de otra manera.

Mantente razonable (Filipenses 4:5),

Tim Stratton.


Notas

[1] William Lane Craig & J.P. Moreland, Philosophical Foundations for a Christian Worldview, p. 268

[2] William Lane Craig & J.P. Moreland, Philosophical Foundations for a Christian Worldview (2nd Edition), pg. 303.

[3] Leighton Flowers fue el primero que llamó la atención sobre el hecho de que, si uno no posee una HABILIDAD, entonces no posee responsABILIDAD.

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More