Rogue One: Una Lección Sobre el Libre Albedrío Y la Responsabilidad

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

|

April 3, 2018

¡¡¡ALERTA DE SPOILER!!!

¡Me encanta la saga Star Wars! He sido un fanático de Star Wars desde que era un niño pequeño cuando la primera película (Episodio IV) se estrenó en 1977. No ha cambiado mucho en lo que respecta a esto en los últimos cuarenta años – ¡Todavía sigo comprando figuras de acción de Star Wars hasta el día de hoy!

En mi opinión, la película reciente Rogue One: Una Historia de Star Wars es una de las mejores películas de toda la saga. Vi la película tres veces en las primeras cuatro noches después de su lanzamiento y espero verla varias veces más. Me encanta cómo Rogue One llena las brechas previamente inexplicadas en la historia de Star Wars y no puedo decir lo suficiente sobre lo increíble que es Darth Vader en esta película. Sea como fuere, una cosa que inicialmente me llamó la atención es que podemos aprender sobre la libertad y la responsabilidad a través de uno de los personajes principales: el droide al que se refieren como K-2SO.

K-2SO (K-2 para abreviar) fue una vez propiedad del malvado Imperio Galáctico y programado para actuar en consecuencia. Verás, K-2 no era responsable de sus acciones – el Imperio originalmente programó al droide para que fuera uno de los “malos”. Algunos podrían decir que K-2 fue “nacido en el pecado”.

La historia de K-2 no termina allí. Al parecer, Cassian Andor de la Alianza Rebelde secuestró a K-2 y reprogramó al droide para que actuara de acuerdo con los objetivos de la Rebelión que son antitéticamente opuestos a los del Imperio. K-2 tampoco fue responsable de esta reprogramación (Cassian fue el responsable). Gracias al trabajo de Cassian, K-2 ahora es uno de los “buenos”.

El Libre Albedrío Y la Responsabilidad

Algunos podrían pensar que K-2 solía actuar “libremente” de acuerdo con la programación original del droide y que si se le dejaba en sus propios recursos necesariamente y “libremente” actuaría de acuerdo con los objetivos del malvado Imperio. Algunos sostienen que esta es una forma de libre albedrío llamado “compatibilismo“. Es decir, siempre y cuando K-2 esté programado para actuar de acuerdo con los objetivos del malvado Imperio, lo hará hasta que otra fuerza externa cambie la naturaleza/programación del droide. Esto no es digno del nombre “libre albedrío”.

¡K-2, sin embargo, no fue dejado en sus propios recursos! La Alianza Rebelde secuestró la máquina y reprogramó a K-2 (contra la voluntad del droide), y ahora K-2 tiene una naturaleza transformada de la que Cassian Andor era responsable (no el droide). Ahora K-2 actuará en contra de su programación original y se aproximará a la nueva y reprogramada “naturaleza” del droide. K-2 no tiene la capacidad de pensar o actuar de otra manera.

K-2 no es un libre pensador — el droide ha sido programado para “pensar” de cierta manera y luego reprogramado para “pensar” de manera diferente. K-2 no tiene la capacidad de pensar o comportarse de otra manera. K-2 no es responsable en ningún sentido de la palabra.

El Argumento de la Consecuencia

Esta llamada “libertad compatibilista” no es más que un juego de palabras y no es libre en absoluto. Podemos demostrar esto lógicamente a través de una versión especial de Star Wars de un argumento ofrecido originalmente por Peter van Inwagen.

Si el determinismo es cierto, entonces los actos de K-2 son las consecuencias de la programación del pasado del droide. Pero no depende de K-2 en cómo el programador eligió programar el droide. Por lo tanto, las consecuencias de la programación de K-2 (incluidas las acciones del droide) no dependen de K-2.

El argumento de la consecuencia asume dos “reglas” que exigen un examen:

Regla Alpha: No hay nada que alguien pueda hacer para cambiar lo que debe ser el caso.

Regla Beta: Si no hay nada que alguien pueda hacer para cambiar X, y nada que nadie pueda hacer para cambiar el hecho de que Y es una consecuencia necesaria de X, entonces tampoco hay nada que alguien pueda hacer para cambiar Y.

Esta regla parece ser explícitamente obvia porque si un evento ocurre necesariamente a partir de algo que debe ser el caso, entonces el evento en sí mismo es necesario y no podemos evitar que ocurra. Esto ha sido llamado “Transfer of Powerlessness Principle” (“La Transferencia del Principio de la Impotencia”), y como Robert Kane dice“nuestra impotencia de cambiar X ‘transfiere’ a nada lo que necesariamente sigue de X”.

En el caso de K-2, el droide no tenía poder para cambiar su programación. K-2 no posee libre albedrío para elegir ser programado otra manera. Dado que las acciones del droide se basan en la programación de la que no es responsable, K-2 es incapaz de no actuar como lo hace. El droide siempre actúa según es programado por otros.

Los compatibilistas argumentan, hipotéticamente hablando, que K-2 podría haber libremente elegido de forma diferente si y solo si la programación del droide hubiera sido diferente. Sin embargo, como he dejado en claro, K-2 no era responsable de su programación. Las acciones de K-2 tampoco podrían haber sido diferentes, incluso si el droide era “libre” (lo que sea que eso significa) para actuar determinísticamente de acuerdo con la programación que estaba fuera de su control.

No estamos discutiendo cómo K-2 podría actuar o no actuar hipotéticamente; estamos discutiendo la programación previa que causalmente determinó las acciones de K-2 en primer lugar.

Teología Ilógica

Algunos cristianos hoy ven incorrectamente a la humanidad como droides en Star Wars. Ellos afirman que usted y yo no tenemos ninguna responsabilidad sobre nuestra programación. Algunos piensan que Adán y Eva escogieron libremente pecar y así “programaron” nuestra naturaleza actual que determina nuestros pensamientos y acciones actuales. Algunos dicen que Dios es responsable de nuestra programación determinando causalmente nuestra naturaleza de pecado. De cualquier manera, en este punto de vista, usted y yo no somos responsables de la naturaleza pecaminosa en la que nos encontramos.

Algunos cristianos sugieren que la única forma en que nuestra programación (naturaleza) puede cambiarse es si somos reprogramados contra nuestra voluntad (muy parecido a K-2). Esta reprogramación se llama “gracia irresistible” y si Dios te reprograma, entonces estás causalmente determinado a actuar “libremente” de acuerdo con tu nueva programación. Es decir, si Dios te reprograma, entonces ACTUARÁS de acuerdo a Su reprogramación.

En esta visión, los humanos no son más que droides. Ningún humano elige amar a Dios a cambio. Dios simplemente programa a algunos para que actúen de maneras malvadas por toda la eternidad, y luego reprograma a otros para decir (léase en su mejor voz de robot): “Yo – amo – a – Jesús”.

Lo que es realmente preocupante con este punto de vista es que Dios ha programado a la mayoría de los droides humanos para odiarlo, y luego responsabiliza y tortura a esos droides humanos en los fuegos eternos del infierno por acciones fuera de su control.

¡No crean en este popular — pero falso — punto de vista de Dios y la humanidad! ¡Considera el Molinismo en cambio (haz clic aquí)!

Conclusión

¡No eres un droide! A diferencia de K-2SO, tienes una opción genuina de amar a Dios en la eternidad, o divorciarte de Él para siempre. A diferencia de K-2SO, eres genuinamente responsable de tus pensamientos (2 Cor 10:5) y acciones (1 Cor 10:13).

¡Mantente razonable (Filipenses 4:5) y que la Fuerza esté contigo!

El Apolojedi,

Tim Stratton.


Notas

Considera este silogismo de Star Wars:

  1. No hay nada que K-2SO pueda hacer para cambiar su naturaleza programada.
  2. Si no hay nada que K-2SO pueda hacer para cambiar su naturaleza programada, entonces K-2SO no tiene poder para cambiar cualquier cosa que siga necesariamente de “su” naturaleza programada.
  3. Aproximarse a los objetivos de la Rebelión necesariamente se sigue de la naturaleza reprogramada del droide (que fue responsabilidad de Cassian Andor).
  4. Por lo tanto, K-2SO no es responsable de la aproximación del droide a los objetivos de la Rebelión (Cassian Andor es el responsable).
Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More