Mi Versículo Favorito de la Biblia

|

June 29, 2017

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

Muchas veces me hacen la pregunta: “Tim, ¿cuál es tu versículo favorito de la Biblia? Esta es una pregunta difícil para mí de responder porque hay muchos versículos que luchan por este primer lugar. Lo primero que se me ocurre, algunos de mis versículos favoritos incluyen (en ningún orden en particular): Romanos 12:2; Mateo 22:37-39; Romanos 1:20; 1 Corintios 10:13; 2 Corintios 4:17; Colosenses 1:16; Deuteronomio 30:11-19; Salmos 1:19; Salmos 97:1-6; Jueces 6:12; 1 Timoteo 2:4; 1 Pedro 3:15; 2 Pedro 3:9; Santiago 4:7; Génesis 1:1; Juan 1:1; Efesios 1:4; Efesios 6:12; Colosenses 4:5-6; Filipenses 4:5; Juan 18:37; Juan 14:6, y por supuesto, Juan 3:16.

Aunque me encanta morar en cada uno de estos pasajes de la Escritura, si en el último de los casos debo elegir un “versículo de vida”, escogería 2 Corintios 10:5. En este pasaje, el Apóstol Pablo escribe:

“Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo.”

Me encanta este versículo de la Biblia por dos razones: Primero, ¡Pablo proporciona el ejemplo de apologistas cristianos para destruir cada argumento y opinión incorrecta sobre Dios! Para ser claro, Pablo no dice que destruimos cada “argumentador” (se supone que debemos amarlos); más bien, ¡debemos destruir los malos argumentos! Basado en la ley lógica de identidad, un argumentador y un argumento son dos cosas diferentes. ¡Es razonable pensar que los cristianos pueden destruir argumentos mientras aman a los argumentadores! Esto es a menudo difícil de lograr, pero es muy posible. Cuando esto se hace correctamente, ¡he visto que se producen milagros y vidas transformadas para la eternidad!

La segunda razón por la que amo este verso es porque Pablo declara que “[nosotros] destruimos”—e implica que debemos—tomar nuestros pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo. De acuerdo a los otros escritos de Pablo, Jesucristo es la realidad última (Col 1:16). Por lo tanto, cuando tomamos nuestros pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo, estamos pensando verdaderos pensamientos. Esto es porque la verdad corresponde a la realidad.

Lo que más me gusta de este versículo es el hecho de que Pablo implica que somos librespensadores responsables de la variedad libertariana. Según el quinto versículo del décimo capítulo de su segunda carta a los Corintios, Pablo hace claro que todos nuestros pensamientos no son causalmente determinados ni forzados sobre nosotros por fuentes externas. Es decir, TÚ eres responsable por tus propios pensamientos (al menos algunos de ellos).

Pablo es claro que debemos tomar nuestros pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo—¡para obedecer a la realidad! Él también implica que podemos ser llevados cautivos por el pensamiento incorrecto en Colosenses 2:8. Se sigue que la humanidad está comprometida en una batalla. Esta batalla no es “contra carne ni sangre” (Ef 6:12); no, ya sea si nos damos cuenta o no, ¡cada uno de nosotros está en una batalla por la mente!

Debemos llevar nuestros pensamientos cautivos antes de que ellos nos lleven cautivos. Somos responsables por nuestros pensamientos y por lo tanto, ¡debemos ser librespensadores!

¡El cual no es ni siquiera posible en el naturalismo o cualquier otro punto de vista determinista!

Así que, lleva tus pensamientos cautivos y por palabras de Pablo…

Manténganse razonables (Filipenses 4:5),

Tim Stratton.

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More