Algunas Razones Para Mantener Las Afirmaciones Y Sus Implicaciones/Consecuencias Distintas

Por Jonathan Thompson | Traducido por Allan Sánchez

|

March 28, 2018

Algunas de las grandes características de la filosofía incluyen su énfasis en la claridad de los conceptos, la delineación cuidadosa de las premisas y el rigor lógico. Desafortunadamente, estas cualidades que sirven para asegurar la alta calidad de la discusión en el nivel académico a menudo se pierden en el nivel popular. El resultado desafortunado de esta pérdida es que la calidad de la discusión en el nivel popular se reduce innecesariamente.

Un ejemplo común de esto que ocurre es mediante una persona que tergiversa una creencia al mezclar la creencia en cuestión con una implicación/consecuencia que la creencia descubre o muestra. Esta mezcla no solo es falaz, ya que crea un hombre de paja de cualquier punto de vista que busque explicar o criticar, pero también es inútil para la conversación, ya que impide su productividad.

Además, no se sigue necesariamente que porque una creencia implica/conlleva a alguna otra posición, entonces, todo adherente o un adherente en particular de esa creencia en realidad cree en la implicación/consecuencia, incluso si deberían hacerlo. [1] Es posible que estas personas simplemente no sean conscientes de lo que implican/conllevan sus creencias. También podrían estar en desacuerdo con que sus creencias realmente revelen la supuesta implicación/consecuencia. En cualquier caso, no deberíamos atribuir a las personas una posición a la que podrían no sostener.

Además, representar mal un concepto de esta manera puede indicar que no entendemos el concepto que buscamos explicar o criticar. Como seres humanos que están limitados tanto en nuestro conocimiento como en nuestra capacidad de ser infaliblemente racionales, simplemente somos propensos a cometer este tipo de errores. En los casos en que, de hecho, erramos, debemos tomar nota de los factores que contribuyeron a nuestro malentendido y luego dar los pasos apropiados en contra de ellos.

Finalmente, mezclar una creencia con una implicación/consecuencia que la creencia descubre o muestra puede en realidad contrarrestar nuestros esfuerzos para persuadir a otros a nuestro propio punto de vista. Lo que debe entenderse aquí es que, en general, las personas son más receptivas con aquellos a quienes les cae bien. [2]Esto es importante porque tergiversar los puntos de vista de alguien puede influir negativamente en la percepción que tiene hacia ti, lo que puede llevarlos a ser menos receptivos a lo que estás diciendo. Por supuesto, rechazar un punto de vista simplemente porque discrepamos con sus seguidores no es una buena razón para rechazarlo. También podemos conceder que, dadas las complejidades del comportamiento humano, hay casos en los que es difícil no ofender a alguien a pesar de nuestros mejores esfuerzos para no hacerlo. El punto aquí, sin embargo, es que cuando buscamos persuadir a otros a nuestro propio punto de vista, no debemos tratar de ofenderlos innecesariamente.

En suma, mezclar una creencia con una implicación/consecuencia puede obstaculizar la productividad de una conversación, es lógicamente falaz y puede ser un síntoma de nuestra propia ignorancia y/o falta de carácter con respecto a un tema en particular. Dicho esto, si la calidad general del nivel popular debe ser preservada y no ahogada por errores elementales, una de las cosas que al menos podemos hacer es mantener las afirmaciones distintas de sus implicaciones/consecuencias etiquetándolas claramente como tales.


Notas

[1] Por supuesto, podría ser cierto que el interlocutor, de hecho, crea en la supuesta implicación; después de todo, ¡uno puede dar un argumento formalmente inválido para una conclusión verdadera! El punto aquí, sin embargo, es que una creencia que simplemente tiene una implicación no garantiza que todo seguidor de esa creencia también crea en la implicación.

[2] Para leer más sobre la psicología de la persuasión vea Robert Cialdini, Influence: The Psychology of Persuasion.

Share:

About the Author

Jonathan

Thompson

(The Holistic Apologist)

Learn More