Yoda Y K-2: Semi-Compatibilismo Y Responsabilidad

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

|

April 19, 2018

Recientemente un amigo mío – un profesor de filosofía que cree que los humanos poseen libre albedrío libertariano – publicó una pregunta en las redes sociales dirigida a los cristianos. Él preguntó: “Si tuviera que elegir entre los dos, ¿preferiría ser un calvinista (versión compatibilista) o un teísta abierto?”

Respondí rápidamente con lo siguiente:

“Lo irónico es que si el calvinismo es igual al determinismo divino (que es respaldado por el argumento de la consecuencia), y sucede que es cierto, entonces nadie tendría la capacidad de elegir genuinamente entre el calvinismo o el teísmo abierto. Dios tomaría esas decisiones por nosotros”.

Mi comentario llevó a un animado debate con un calvinista que no estuvo de acuerdo. Tal vez podría haber redactado mejor mi comentario, pero procedí a aclarar cuidadosamente a qué me refería. El calvinista procedió a afirmar que su específica “sombra diferente” de compatibilismo llamada “semi-compatibilismo” (aquí en adelante, semi-c), permite la responsabilidad incluso si el determinismo divino es verdadero (el punto de vista de que Dios determina causalmente todas las cosas).

Semi-Compatibilismo

El semi-compatibilismo difiere del compatibilismo en que no sostiene el punto de vista de que el determinismo es de alguna manera compatible con la libertad de hacer lo contrario, más bien, el punto de vista sostiene que la responsabilidad es compatible con el determinismo. Aquellos que afirman este punto de vista, como John Martin Fischer, afirman que los agentes aún pueden ser considerados responsables incluso si Dios o la naturaleza determinan causalmente todas las cosas.

Sostengo que el calvinismo (incluso de la variedad semi-c) ultimadamente se desmorona en un determinismo causal fuerte y la verdadera responsabilidad humana se desvanece. Es decir, a menos que uno modifique su visión determinista exhaustiva a favor de un determinismo de SÓLO los eventos físicos totales, y luego permita la libertad libertariana para pensar en la mezcla (pero entonces ya no es un determinismo exhaustivo lo que estamos discutiendo). ¿Tal vez esto debería llamarse “semi-determinismo” en su lugar?

Los calvinistas semi-c concuerdan con los “luchadores de la libertad” libertarianos que el control es necesario para fundamentar la responsabilidad – incluso si uno no tiene el control para actuar o comportarse de manera contraria. Los que afirman este punto de vista afirman que hay dos tipos de control que debemos distinguir: Control Regulativo y Control de Guía. El control regulativo requiere la capacidad de actuar físicamente de manera contraria, pero el control de guía no. El control de guía es suficiente, afirman, para fundamentar la responsabilidad humana, incluso si todos los eventos físicos son casualmente determinados por Dios o por la naturaleza.

Puedo ver que este “control de guía” a veces podría permitir la responsabilidad — pero definitivamente no todo el tiempo y probablemente no la mayoría del tiempo — y si lo hace, ¡no estamos hablando del determinismo divino *exhaustivo* (de que Dios controla TODAS las cosas) sino de algo más! Déjame explicarte haciendo primero una pregunta: ¿Es uno LIBRE, en un sentido libertariano, en querer hacer X o no querer hacer X, incluso si no se tiene la capacidad de hacer otra cosa que no sea X?

Experimentos de Pensamiento de Star Wars

Considere el droide, K-2SO, en la última película de Star Wars en estos diferentes escenarios:

1- K-2SO fue construido y programado por Arakyd Industries para tener una “naturaleza” que siempre “elija” o actúe de acuerdo con los objetivos del Imperio. K-2 no es responsable de ser construido por Arakyd Industries y el droide no es responsable de su programada “naturaleza imperial”. ¡K-2 incluso está programado para que le “guste” su programación! K-2 no es responsable de cómo “él” fue programado.

2- K-2SO fue robado contra la voluntad del droide y reprogramado con una nueva naturaleza donde ahora siempre “elegirá”/actuará de acuerdo con los objetivos de la Rebelión (que son antitéticos a los objetivos del Imperio). K-2 incluso es programado por Cassian Andor para que le “guste” su nueva programación. K-2 no es responsable de cómo fue reprogramado.

Todos los “pensamientos” y acciones de K-2 están determinados por la naturaleza de “su” programación; ninguno de los cuales dependía del droide. K-2 no es responsable de “su” programación o de cómo la programación lo determina a pensar o actuar.

3- Pero supongamos que de alguna manera K-2 fue capaz de trascender “su” naturaleza programada y comenzó a “pensar libremente” y a elegir libremente actuar por “su” cuenta. Si este es el caso, entonces K-2 posee libre albedrió libertariano (LAL), al menos en lo que respecta al pensamiento. Supongamos también que Yoda detecta una perturbación en la fuerza y sabe que K-2 ha trascendido su programación. Yoda ahora usa la fuerza para manipular todas las acciones físicas de K-2 para garantizar que estas acciones solo se aproximen a los objetivos de la Rebelión. (K-2 puede pensar de manera contraria, pero no puede actuar de manera contraria).

4- Ahora supongamos que, aunque K-2 de alguna manera ha trascendido su naturaleza programada y ahora posee LAL para pensar libremente – “él” también elige actuar de la misma manera en que Yoda está forzando a K-2 a actuar.

Este es un ejemplo de lo que los semi-compatibilistas llaman “control de guía”. El agente toma decisiones de pensamiento libre que coinciden con la única forma en que las acciones físicas podrían ser. Sin embargo, es vital notar que este no es un determinismo exhaustivo ya que los pensamientos de K-2 no fueron determinados causalmente.

En este sentido, reconozco que K-2 debería ser considerado responsable y merece ser elogiado por “sus” buenas acciones. Este es el caso porque el droide tiene libre albedrío libertariano (LAL) para pensar y elegir libremente para actuar de la única manera en que “él” físicamente podría actuar (aunque K-2 no sabía que no podría hacer otra cosa). Las acciones de K-2 eran genuinamente “de él” y “él” quería actuar de la misma manera que “él” actuó — aunque K-2 no tenía la capacidad de actuar o moverse de otra manera — Yoda se aseguró de eso.

Pero surge la pregunta: ¿K-2 tenía la capacidad de al menos “pensar” o “querer” lo contrario? Esa es la GRAN pregunta – ¡y en la que se basa el argumento del Librepensamiento! Considera el siguiente escenario:

5- Supongamos una vez más que K-2 de alguna manera trasciende su nueva naturaleza programada que determina causalmente que el droide siempre haga “elecciones” o que actúe de acuerdo con los objetivos de la Rebelión. Sin embargo, esta vez K-2 usa “su” LAL y elige libremente volver a actuar de acuerdo con la “Naturaleza Imperial” del droide programada originalmente. El K-2 libertariano ahora elige libremente actuar de acuerdo con los objetivos malvados del Imperio. No todo está perdido, sin embargo, porque Yoda todavía está allí usando la fuerza para manipular las acciones de K-2 (incluso las palabras que salen de la boca del droide) y todo lo que el droide hace físicamente está de acuerdo con los objetivos de la Rebelión, ya que el droide salva el día (K-2 no puede hacer otra cosa, pero “él” estaba pensando libremente, deseando libremente y tratando de hacer lo contrario libremente).

En este escenario, ¿quién es responsable de todo lo bueno que K-2 está haciendo para la Rebelión? Sin duda, K-2 no debe ser elogiado — ¡Yoda es el responsable!

La única vez que el droide fue realmente responsable de “sus” acciones fue cuando “él” de alguna manera trascendió “su” naturaleza programada y eligió libremente actuar de acuerdo con la forma en que Yoda lo forzaba a actuar de todos modos. Poseía LIBRE pensamiento (en un sentido libertariano) en este caso y tenía el llamado “control de guía”. Todos los demás ejemplos demuestran que cualquiera que programara K-2 por última vez era responsable de sus acciones o Yoda era responsable de las acciones del droide.

En el último escenario ofrecido anteriormente (5), el droide todavía poseía libre albedrío libertariano para *pensar* lo contrario, pero no para *actuar* en caso contrario. Es vital distinguir entre los dos. Sin embargo, en este escenario el determinismo exhaustivo es falso porque uno es libre en el sentido libertariano de pensar lo contrario. Es por esto que sostengo que el Argumento de la Consecuencia (y sus versiones) demuestra que el compatibilismo e incluso el semi-compatibilismo no permiten el libre albedrío o la responsabilidad si todo está determinado exhaustivamente. No es más que juegos de palabras si uno afirma lo contrario.

Lo dejé claro en mi artículo “Rogue One: Una Lección Sobre el Libre Albedrío Y la Responsabilidad”.

Encontrando Espacio Para Moverse

Me parece que la única forma para que el calvinista encuentre un “espacio para moverse” para el compatibilismo o el semi-compatibilismo (mientras evita las implicaciones del argumento de la consecuencia), es negando el determinismo divino e incorporando algo de LAL genuino (al menos algunas veces) cuando se trata de pensar. Pero entonces ya no estamos discutiendo el determinismo divino exhaustivo, ya que los pensamientos de los agentes seguirían siendo libres en un sentido libertariano, incluso si sus acciones no lo fueran. De nuevo, esto no sería determinismo de todas las cosas, sino más bien “semi-determinismo”.

Un filósofo destacado dijo lo siguiente con respecto a mi caso:

Estoy de acuerdo contigo esencialmente. El control de guía sin control regulativo no permite posibilidades alternativas. Puede ser una petición de principio decir que no hacemos “elecciones genuinas”, pero ciertamente no somos la “fuente” de esas elecciones de una manera que nos da el control para elegir de manera diferente. Y nuestra “responsabilidad” en este caso parece aún más disminuida si un agente inteligente (Dios) determina deliberadamente las cosas para que “guiemos” las cosas exactamente como lo hacemos. O eso me parece a mí.

Aquí está el resultado final: yo sostengo que cualquier sabor aderezado de compatibilismo es simplemente un determinismo grosero y feo. Además, desde cualquier punto de vista del determinismo divino causal *exhaustivo* (que incluye todos los pensamientos, acciones, creencias y conductas), los humanos no somos diferentes a los droides y no somos genuinamente responsables de nuestros pensamientos, acciones, creencias o conductas. Por lo tanto, se sigue que, si el determinismo divino exhaustivo es verdadero, entonces no es genuinamente “de nosotros” lo que creemos. ¡No “depende de” las personas elegir entre ser un calvinista, teísta abierto o incluso un ateo! Si Dios determina causalmente todas las cosas, entonces todas las cosas — incluidos todos los pensamientos y creencias — también son causalmente determinados por Dios.

El compatibilismo es problemático para los compatibilistas ateos y calvinistas; sin embargo, es aún peor para el calvinista. Si Dios es el responsable último de la “naturaleza programada” de la humanidad, entonces aquellos que sufren en el futuro infinito de la eternidad en las torturas del infierno son castigados por pensamientos, acciones, creencias y comportamientos que en realidad no “dependían” de ellos. Los condenados no son responsables. Dios es el titiritero en este punto de vista.

¡Esta es una buena razón para elegir libremente rechazar cualquier punto de vista del determinismo divino exhaustivo!

Conclusión

El problema que muchos compatibilistas hacen se encuentra en que están tan enfocados en la capacidad de HACER lo contrario, que se olvidan de la capacidad de PENSAR lo contrario. ¿Están todos nuestros pensamientos determinados causalmente? Si es así, el “control de guía” no está bajo nuestro control — Dios determina cómo queremos guiar nuestras acciones. Sin embargo, si nuestros pensamientos son realmente libres en un sentido libertariano (y somos realmente libres pensadores), entonces el determinismo exhaustivo es falso.

Mantente razonable (Filipenses 4:5),

Tim Stratton.

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More