Una Objeción Ignorante al Argumento Moral

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

|

January 5, 2018

Uno de mis argumentos favoritos para la existencia de Dios se llama, “El Argumento Moral”. Este caso tiene dos premisas que conducen a una poderosa y lógicamente “irrefutable” conclusión deductiva. La primera premisa del argumento dice:

1- SI DIOS NO EXISTE, LOS VALORES Y DEBERES MORALES OBJETIVOS NO EXISTEN.

La palabra “objetivo” significa algo que es verdadero fuera de la opinión humana. En contraste, la palabra “subjetivo” significa algo que es verdadero que depende de la opinión de una persona. Entonces, con respecto a la premisa uno, estamos argumentando que si no hay Dios, entonces, todos los códigos morales de ética son derivaciones evolutivas puramente subjetivas y solo se basan en cómo al menos el 51% de la humanidad piensa en cómo debemos comportarnos. Porque no habría ninguna ley por encima de la ley humana a la que recurrir al descifrar lo que es objetivamente correcto, incorrecto, bueno, malo, justo o injusto para todas las personas, en todos los lugares y en todo momento a lo largo de la historia. Además, si el naturalismo ateo es cierto, entonces el determinismo científico lógicamente sigue. Es decir, las condiciones iniciales del Big Bang y las leyes de la naturaleza determinan causalmente todas las cosas, incluyendo tus pensamientos, creencias y acciones. Como no tienes el control de estas cosas, no eres moralmente responsable de nada – ¡nadie lo es! Por lo tanto, los valores morales y las obligaciones son simplemente ilusorias ya que es lógicamente imposible derivar “un deber de un ser”.

Para reiterar, si el ateísmo es verdadero, no hay:

1- Valores morales objetivos.

2- Deberes u obligaciones morales objetivas

3- Habilidad de hacer lo contrario.

A primera vista, muchos ateos aman esta premisa porque nadie tiene el derecho de juzgar su estilo de vida como incorrecto (incluyendo aquellos molestos cristianos “intolerantes”). Sin embargo, esto pronto se convierte en un problema cuando se proporciona la segunda premisa del argumento:

2- LOS VALORES MORALES OBJETIVOS EXISTEN.

Los ateos pueden sostener la premisa (1) y afirmar que ni Dios ni los valores morales objetivos existen. Sin embargo, todo lo que tienes que hacer a este punto es hacer algunas preguntas. Por ejemplo, “¿Cómo te sientes acerca de las cruzadas o la inquisición?” Pregunte si es objetivamente incorrecto que los sacerdotes sexualmente abusen de niños pequeños, y luego encubrirlo por la Iglesia. ¿Es *realmente* (es decir, objetivamente) incorrecto disparar a niños pequeños en una escuela primaria? ¿Es *realmente* malo disparar en los cines, o bombardear maratones? ¿Es *realmente* incorrecto que ISIS le corte la cabeza a la gente? O podrías preguntar: “¿Es incorrecto que los cristianos sean críticos e intolerantes con el matrimonio homosexual?” Si el ateo responde “sí”, entonces pregúntale si es objetivo o subjetivamente incorrecto. Si responde, “subjetivamente incorrecto”, simplemente infórmele que, “¡esa es solo tu opinión, y las opiniones de algunas personas son que en realidad estas son cosas buenas! Por lo tanto, te encuentras en un callejón sin salida y ni tú ni la persona con la que estás en desacuerdo pueden estar objetivamente correctos o incorrectos en este tema. No es más que nuestras preferencias personales. Por lo tanto, en lo peor que una persona (incluyendo a Hitler, Ted Bundy, Jeffrey Dahmer, Timothy McVeigh, Usama Bin Laden, Jerry Sandusky, miembros del ISIS, etc…) podría ser acusada de algo es simplemente por estar “fuera de moda” – ¡nada más!

Muchos ateos “vacilan” y cambian de opinión a este punto, y afirman que, de hecho, es objetivamente incorrecto que los cristianos sean intolerantes con otras cosmovisiones que la gente pueda tener (especialmente la del matrimonio homosexual de hoy en día). Pero eso validará nuestra segunda premisa de que “los valores morales objetivos existen”, porque simplemente admitieron que era objetivamente incorrecto. Si las dos premisas que hemos ofrecido son verdaderas, necesariamente conducen a una conclusión deductiva irrefutable que sigue lógica e ineludiblemente:

3- ¡POR LO TANTO, DIOS EXISTE!

El argumento moral es extremadamente poderoso porque los problemas de moralidad impactan nuestras vidas, en algún nivel, todos los días. Cada persona (incluido el ateo) hace juicios morales sobre si las cosas son correctas, incorrectas, buenas, malas, justas e injustas; sin embargo, si Dios no existe, ¡todos estos juicios solo se convierten en una cuestión de opinión personal, preferencia o sabor que se determinaron causalmente a través de las condiciones iniciales del Big Bang y las leyes de la naturaleza! ¡Nadie puede vivir consistentemente en un mundo así, y no creo que nadie realmente quiera porque es obvio que algunas cosas son objetivamente malas [esto afirma la premisa (2) del Argumento Moral]! Pero el mal no puede existir sin un estándar objetivo final de bien para medirlo en contra. ¡Ese estándar de bien es la misma naturaleza y esencia de Dios!

Ahora, muchos ateos cometen una falacia lógica para discutir el Argumento Moral sobre la existencia de Dios y dicen cosas como: “¿La moralidad sin Dios? ¿Te refieres al mismo individuo en tu Biblia?” Las objeciones como estas son tontas por varias razones, ya que normalmente se refieren a pasajes en el Antiguo Testamento donde Dios parece permitir que ocurran algunas cosas que el objetor ateo piensa que son objetivamente incorrectas. Pero espera, si ese es el caso, ¡su objeción es en realidad una prueba de que el ateísmo es falso! ¡Esto se debe a que si afirman que algunas acciones en el Antiguo Testamento realmente fueron objetivamente incorrectas, entonces, inadvertidamente están proporcionando evidencia de que Dios existe! Examinemos el Argumento Moral nuevamente:

1- Si Dios no existe, los valores y deberes morales objetivos no existen.

2- Los valores y deberes morales objetivos existen.

3- Por lo tanto, Dios existe.

Si el ateo objeta al “problema cananeo” (por ejemplo) y proclama que fue objetivamente incorrecto expulsar a los cananeos de su tierra, en realidad están ofreciendo evidencia que respalda la premisa (2) del Argumento Moral. Por lo tanto, ¡Dios existe! Los llamados “problemas” como estos deben abordarse (he tratado esto en mi ensayo, “El Problema del Mal No es Problema en lo Absoluto”), pero no es una refutación del Argumento Moral.

Permítanme enumerar un par de problemas más con esta objeción ignorante al argumento moral:

1- ¡Ni siquiera pretende contrarrestar la conclusión lógica del Argumento Moral! Como mencioné anteriormente, de manera inadvertida demuestra que Dios existe al proporcionar apoyo para la premisa (2), pero aún peor, ni siquiera intenta desmentir la existencia de Dios en primer lugar (que es el objetivo y la conclusión del Argumento Moral). De hecho, aparentemente concede que el ateísmo es falso (aunque involuntariamente), al intentar argumentar que el Dios del Antiguo Testamento es falso también (¡El ateísmo está cayendo así que tratan de llevarse consigo al Dios de Abraham!). Esto parece ser una concesión de que debe haber alguna otra visión de Dios que sea correcta. Por lo tanto, el ateo que usa este argumento debería, al menos, convertirse a alguna otra visión monoteísta para permanecer consistente con su objeción. Es decir, si esta es su contrarespuesta a la conclusión del Argumento Moral, ya no pueden afirmar lógicamente el ateísmo.

2- Esta objeción ni siquiera es contra la verdad del teísmo cristiano, sino más bien, contra la inerrancia del Antiguo Testamento. Éstas son dos cosas completamente diferentes. Objeciones como estas realmente garantizan que existe un Ser Máximamente Grandioso (SMG), pero no creen que un SMG (alias, Dios) pueda ordenar o permitir tal violencia. Por lo tanto, realmente están argumentando que el autor humano que escribió esto en el Antiguo Testamento debe haberse equivocado. Por lo tanto, concluyen que la Biblia debe tener algunos errores en ella. Sin embargo, no se sigue de esta conclusión (*si* es que fuera válida) que Dios no existe o que Jesús no resucitó de la muerte. La inerrancia bíblica es todo lo que lógicamente se sigue de esta objeción, nada más.

Es importante notar que la inerrancia bíblica no es una doctrina cristiana *esencial*. Hay muchos cristianos que no creen que la Biblia es inerrante, solo autoritativa. Otros cristianos se aferran a la inerrancia bíblica, pero tienen una definición diferente de lo que significa “inerrancia”. Sea como fuere, es simplemente irrelevante porque incluso si la Biblia no es inerrante, aún podemos demostrar que el “Mero Cristianismo” (La existencia de Dios y la resurrección histórica de Jesús) es verdad sin tocar el Antiguo Testamento (o incluso los Evangelios). Por lo tanto, no importa si hay errores en el Antiguo Testamento en lo que se refiere a la verdad del “Mero Cristianismo”.

Entonces, para reiterar, la existencia de Dios se puede demostrar a través de argumentos lógicos que utilizan la metafísica y están respaldados por datos científicos. Tanto la crucifixión como la resurrección pueden validarse históricamente a través del método histórico, ya sea en el año 30 o 33 d.C. sin tocar los Evangelios o el Antiguo Testamento. La resurrección histórica de Jesús, junto con la existencia de Dios, es lo que hace que el cristianismo sea verdad – no si la Biblia es inerrante. No es algo como “todo o nada”. Aquellos que afirman que si hay un error (o muchos) en la Biblia, y luego concluyen que todo es falso, son culpables de la falacia lógica de “generalización apresurada”. Si quieren cometer falacias lógicas, esa es su elección; sin embargo, perderán el derecho de objetar al cristianismo en terrenos intelectuales.

*Para ser claros, creo que la Biblia es inerrante en todo lo que enseña si se interpreta correctamente, pero eso no es lo que estoy argumentando a través del Argumento Moral. Estoy argumentando a favor de la existencia de Dios, y es un “arenque rojo” (una falacia lógica) para contrarrestar el Argumento Moral con una objeción a lo que está escrito sobre el carácter de Dios en el Antiguo Testamento. Estoy más que dispuesto en tener esa discusión, pero ese es un debate separado para otro momento. Por ahora, esa objeción no es más que una distracción para evitar abordar la conclusión lógica deductiva del Argumento Moral: “¡Por lo tanto, Dios existe!”

Mantente razonable (Filipenses 4:5),

Tim Stratton.

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More