Tú No Entiendes el Antiguo Testamento

Por Timothy Fox | Traducido por Allan Sánchez

|

January 10, 2018

Los incrédulos arrancan sus versículos del contexto textual e histórico. Los cristianos usan las leyes expiradas como garrotes y las promesas de otros como versos de vida. Sólo admítelo: Tú no entiendes el Antiguo Testamento.

Y eso está bien. Las escrituras del AT tienen miles de años. Ellas consisten en varios géneros literarios como historia, poesía y profecía. ¿Y qué hay de todas esas leyes extrañas? ¿Por qué los cristianos les gusta citar restricciones contra la homosexualidad, pero ignoran las que están en contra de comer mariscos y usar poliéster? (Nunca has oído eso antes, ¿verdad?)

Eso es específicamente lo que este artículo espera aclarar: Las reglas del AT. Quizás todos ellos todavía son kosher (¿viste lo que hice ahí?). Tal vez todo es obsoleto. Quizás esté en algún punto intermedio. Pero entonces, ¿cómo sabemos qué reglas siguen siendo válidas y obligatorias y cuáles no? Veamos un resumen rápido de la ley del AT (de ahora en adelante referido como la Ley, con una L mayúscula).

Primero, déjame ir directo al grano: Ya no estamos regidos por la Ley. Pero eso no significa que todo sea inútil. Sigue leyendo y te explicaré.

  1. ¿Qué es la Ley? La Ley fue un pacto, o tratado, entre Dios y los israelitas después de que los liberó de Egipto. Los marcó como Su gente especial. Él continuaría cuidándolos y bendiciéndolos mientras la guardaran y cosas malas sucederían si la rompían. El cual hicieron. Y mucho.
  2. ¿Es la Ley permanente? No, y nunca intentó serla. Los profetas del AT dejaron en claro que un nuevo y mejor pacto eterno vendría a reemplazar el original (Jer. 31:31-34; Ez. 16:59-63; Os. 2:18).
  3. ¿Cuándo terminó el antiguo pacto? En Mateo 5:17-19, Jesús afirma que no vino a abolir la Ley sino a cumplirla, que la menor parte de ella no desaparecería hasta que “todo se haya cumplido”. ¿Qué cosa se cumplió? Su vida perfecta y muerte sacrificial. Pone Sus últimas palabras en la cruz en una perspectiva más amplia: “Consumado es” (Juan 19:30). Pablo confirma esto en Romanos 7:4, que “se os hizo morir a la Ley por medio del cuerpo de Cristo” y en el 10:4, que “Cristo es el fin de la Ley”. La muerte de Cristo señaló el fin del antiguo pacto.
  4. Entonces, ¿estamos libres de la Ley ahora? Sí y no. Estamos libres de la Ley como un conjunto de reglas y regulaciones, pero estamos regidos por Cristo. Déjame explicar.
      • Regidos por Cristo. En sus escritos, Pablo señala una y otra vez que ya no estamos bajo la Ley. Por ejemplo, en Romanos 6:14-15 dice que ya no estamos “bajo la ley sino bajo la gracia.” En 1 Corintios 9:21 dice que está “bajo la ley de Cristo”. Entonces, ya no estamos bajo la Ley del AT, sino que estamos regidos por Cristo. Ahora a la siguiente pregunta:
      • ¿Qué es la ley de Cristo? Cuando los fariseos le preguntaron a Jesús cuál era el mayor mandamiento, Él respondió amar a Dios y a tu prójimo ( 22:36-39). Siguió con una declaración significativa de que “De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los profetas.” (v.40). En Mateo 23:23, Jesús criticó a los fariseos por (entre muchas otras cosas) la adhesión estricta a la letra de la Ley sin tener en cuenta “los preceptos de más peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad”. De estos dos ejemplos, está claro que más allá de las reglas específicas de la Ley, había principios más profundos y más importantes. Entonces Jesús vino a cumplir las reglas en particular y exponer los principios universales que se aplican a todos en todo momento. Esta es la ley de Cristo.
  5. ¿Cómo cumplimos la ley de Cristo? Ten en cuenta la palabra específica que utilicé allí: cumplir. En Gálatas 6:2, Pablo dice “Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.” No usa palabras como “haz” o “sigue”, que son comunes a la Ley, sino que dice “cumplid”. La ley de Cristo no es un conjunto de reglas a seguir, sino principios basados en el amor. Por lo tanto, la ley se cumple en Cristo.
  6. ¿Algunos de los mandamientos del AT se aplican todavía? Sí, los universales. ¿Y cómo sabemos cuáles son estos universales? Los escritores del Nuevo Testamento (NT) nos dicen. Muchos de ellos vuelven a aplicar porciones del Antiguo Testamento en un nuevo contexto, como cuando Pablo les recuerda a sus lectores que la Ley entera se cumple al amar a su prójimo (Gl. 5:14). Nueve de los Diez Mandamientos se reafirman. (Y sé lo que estás pensando: ¿Cuál no? El mandamiento de honrar el sábado. Era una señal específica del antiguo pacto que ya no es obligatoria ya que se ha cumplido). A Pablo le encantan sus listas que muestran qué comportamientos son pecaminosos (Romanos 1:29-31; 1 Corintios 6:9-10; Gálatas 5:19-21, y así sucesivamente). Así que, los principios para una vida buena y cristiana están todos disponibles para nosotros en el NT.

Con suerte, el AT tiene más sentido ahora. Cuando leas a través de todas las leyes, busca los universales. ¿Hay un propósito más profundo para esta ley o sección de leyes? Ahora, algunas reglas son simplemente extrañas y es posible que nunca las entendamos a través de los ojos occidentales modernos. Pero tenemos mucha guía a través del Nuevo Testamento para determinar cuál es la ley de Cristo y qué es pecaminoso.

Así que por favor deja de abusar del AT. Cristianos, los estoy mirando primero. Si busca evidencia de que algo anda mal, comience con el NT y vaya desde allí. Y no podemos robar las promesas del antiguo Israel por nosotros mismos (*tos*, Jeremías 29:11). No cristianos, si no han estudiado el Antiguo Testamento, dejen de citarlo en contra de nosotros. Hay muchas cosas que pasan literal, cultural e históricamente. Es por eso que personas van a seminarios durante años para estudiarlo. No pretendo ser un experto, solo alguien que le ha dado algo de pensamiento y reflexión. Y todavía tengo mucho que aprender.

Una cosa que es cierta es que todos necesitamos estudiar nuestra Biblia más y tener más cuidado cuando la usemos. Porque no es solo un libro; es “viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.” (Hebreos 4:12). La palabra de Dios es poderosa y no debe tomarse a la ligera. Por favor, trátala con cuidado.

Share:

About the Author

Timothy

Fox

(Orthodox Fox)

Learn More