Robando la Derrota de las Mandíbulas de la Victoria

|

June 29, 2017

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

En una reciente carta al editor en el periódico local, un autor se quejó que la “hipótesis del big bang” estaba siendo enseñada en las escuelas públicas. Él dijo que necesitamos un hipótesis mejor. Su respuesta: enseñen “¡Creacionismo!”

Lo que este cristiano no entiende es que el modelo del big bang es en realidad evidencia para el creacionismo. El cosmólogo eminente, Alexander Vilenkin, lo dejó claro: “Con la prueba ahora en su lugar, los cosmólogos ya no se pueden esconder detrás de la posibilidad de un universo con pasado eterno. No hay escape: tienen que enfrentar el problema de un comienzo cósmico”.

Esto alza preguntas donde la ciencia es impotente para discutirlas. La ciencia es el estudio de la naturaleza, y tenemos evidencia científica del comienzo de la naturaleza. Por lo tanto, la ciencia demuestra que es aquí donde la ciencia se detiene. Ahora nos metemos en la metafísica.

Es intuitivamente obvio y constantemente confirmado que todo lo que comienza a existir tiene una causa, así que si el universo con espacio y tiempo (toda la naturaleza) tuvo un comienzo, ¿qué lo causó para que comenzara a existir?

El big bang fue el comienzo del tiempo; por lo tanto, la causa debe ser atemporal. Por lo tanto, sea cual fuere la causa no habría tenido un comienzo, porque un comienzo necesita tiempo para estar ya en existencia. Si la causa fue atemporal, podemos inferir que esta causa no tenía causa propia; por lo tanto, esta existe necesariamente.

El big bang también marca el comienzo del espacio. Por lo tanto, la causa del universo también que haber sido aespacial. Sea cual fuere, era totalmente inmaterial.

Fuera del tiempo, las cosas no suceden, por lo tanto, nada pudo causar esta “causa” para hacer cualquier cosa. Por lo tanto, esta causa tiene libre albedrío. Fuera de cualquier cosa abstracta, sólo una mente sin cuerpo (“alma”) podría lógicamente existir “en la nada”. Las personas son las únicas “cosas” que podrían tener mentes con libre albedrío; por lo tanto, podemos descifrar que la causa del universo era personal. Si es personal, entonces es lógicamente posible que “esto” puede tener una relación personal con otros seres personales como los humanos. Por lo tanto, es posible que podemos tener una relación personal con la Causa del universo.

Yo llamo la causa del universo “Dios”, pero uno es libre de llamar a “esto” como quieras; sin embargo, “una rosa, llamada con otro nombre, sigue oliendo igual a rosa”.

Un físico local una vez me dijo, “¡Un cristiano rechazando la teoría del big bang es equivalente a robar la derrota de las mandíbulas de la victoria!” Yo no rechazo el big bang. Simplemente sé quien le hizo el “¡bang!”.

Manténganse Razonables (Filipenses 4:5),

Tim Stratton

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More