Molinismo, Identidad, y Mundos

By Randy Everist

|

June 29, 2017

Por Randy Everist | Traducido Por Allan Sánchez

¿Es el molinismo verdaderamente compatible con la idea de personas en otros mundos posibles? ¿Realmente puede ser posible que haya una verdad contrafáctica sobre mí tal como “Si hubiera nacido en el siglo 18, me hubiera puesto del lado de los colonos americanos contra los británicos”?

Así que, aquí, depende mucho la teoría de la identidad personal de uno, así como lo que cuenta para discernir verdades modales. Yo personalmente sostengo al menos un resumen básico de la teoría de las esencias criaturales de Plantinga, donde hay una abstracción que es “compuesta de” todo y sólo propiedades esenciales, incluyendo propiedades indexadas del mundo [“world-indexed”](por supuesto, esta es una descripción abstracta; mi teoría concreta de la identidad personal es que somos almas inmateriales). Así que, Sócrates en nuestro mundo es la instanciación concreta de la abstracción que tuvo esta “propiedad máxima”—llámala “Socraiedad”—y él tuvo estas propiedades de dicto (“sobre lo que es dicho”) debido a la abstracción, pero de re (“sobre la cosa”) debido a sus propias decisiones. Esto incluye contrafácticos

Ahora considere que hay una verdad del asunto del siguiente contrafáctico (al menos si no es contraposible):

(S) Si Sócrates hubiera nacido en la Atenas del siglo 20, entonces él no hubiera sido asesinado.

Ahora, ¿qué tal si alguien aboga por un tipo de esencialismo de origen, que es la doctrina que enseña que el origen de uno no puede ser significativamente diferente del que fue con el fin de conservar la identidad personal (uso “conservar” en un sentido coloquial, ya que ninguna cosa pierde su identidad en favor de otra cosa)? ¿Es todavía S posiblemente verdadera? Las explicaciones del esencialismo de origen siempre o casi siempre dependen en la idea de la transmisión física de material genético, y así depender en los padres de uno, siendo lo mismo. Si esto es cierto, la afirmación puede irse, entonces tal contrafáctico sobre Sócrates es un contraposible, y no tiene un valor no trivial de verdad. Aunque no estoy seguro sobre el esencialismo de origen, pienso que podemos admitirlo y aún así lograr el resultado deseado original. Después de todo, Dios presuntamente podría haber hecho que sea el caso de que los padres de Sócrates fueron una creación especial, formado del material genético y la información apropiadamente relevante—o lo que Sócrates en sí fue.

Pero entonces, si esto es así, entonces se sigue que todo tipo de contrafácticos sobre Sócrates son verdaderos, tanto en nuestro mundo como en muchos otros. Pero entonces se sigue que hay muchas propiedades indexadas del mundo que corresponden a estos contrafácticos verdaderos, y estas propiedades indexadas del mundo ayudan de forma conjunta (con todas las otras propiedades esenciales de Sócrates) a constituir la Socraiedad. Así que entonces se sigue que si tales contrafácticos fueron descriptivos de situaciones (o estados de cosas) reales, entonces Sócrates sería quien es.

Pienso también que debemos ser interpretados como diciendo algo como, “Es posible que el conjunto de contrafácticos verdaderos podría haber resultado de tal manera que [rellene contrafáctico bajo consideración]”. Puede ser parte del conjunto de contrafácticos verdaderos o no; no tenemos manera de saberlo. Sin embargo, la mayoría de personas toman la posibilidad lógica modal real puesta en casos donde el concepto o la situación (o estado de cosas) bajo consideración es articulado sin auto-contradicción o violación de una verdad necesaria que lo descarte. Allí no parece haber nada sobre el ejemplo proporcionado que es auto-contradictorio, y pienso que el anterior sugiere que no tenemos una verdad necesaria suficiente para descartarlo. Así que mientras, por todo lo que sabemos, S es un contrafáctico falso, el conjunto de contrafácticos verdaderos podría haber resultado ser diferente de lo que fue, y en esos mundos relacionados (presuntamente no como los mundos cercanos de Lewis, al menos no los suficientemente cercanos)—mundos donde un conjunto diferente de contrafácticos es verdadero—tal contrafáctico como S puede ser verdadero. Esto también sugiere que es al menos posible, por todo lo que sabemos, que uno existe en mundos suficientemente removidos del conjunto verdadero de contrafácticos (no es precisamente difícil); este sentido de existencia es en un sentido abstracto, no concreto.

Plantinga sí cree que somos almas inmateriales; este es el particular concreto de la abstracción que es la esencia criatural. Me atrevo a llamarlos universales, sólo porque esto plantea el problema potencialmente controversial de la instanciabilidad múltiple.

Parece que es al menos posible que la Socraiedad, por ejemplo, tiene como parte de su conjunto, la propiedad de ser asesinado en Atenas del siglo 21 en el tiempo t en el mundo M-146. Esto podría ser tanto en la teoría-A o B. En la teoría-B, el tiempo es un bloque, y así situado en ese punto en particular en el bloque en particular perteneciente al mundo M-146 podría potencialmente ser ese contrafáctico. En una teoría-A, esa propiedad puede ser sostenida, ya que no parece ser algo que excluye la mera posibilidad del mundo M-146 (su factibilidad es totalmente otro asunto). Y si este es el caso, entonces la Socraiedad puede incluir propiedades contrafácticas indexadas de tiempo (propiedades que tenemos sobre escenarios contrafácticos), donde los tiempos san radicalmente diferentes. Y me refiero a “puede” en el mero sentido de la posibilidad lógica, que no es, por supuesto, la mismo como factibilidad.

Por lo tanto, mi conclusión es que el Molinismo funcionará con contrafácticos potencialmente verdaderos sobre personas individuales en varios mundos que difieren incluso radicalmente de este.


Sobre el Autor

Randy Everist está bastante interesado en la filosofía y la teología. Él está trabajando en su Ph.D en filosofía. ¡Él ama el hockey, Jesús, su esposa Jodi, y su pequeño niño, Titus!

Por favor dedica algo de tiempo leyendo todo el trabajo de Randy en los Mundos Posibles

Share:

About the Author

By Randy Everist