Los Robots y la Racionalidad

|

October 18, 2016

Por Tim Stratton / Traducido por Allan Sánchez

Los deterministas determinados a defender el determinismo a menudo contraargumentan el Argumento del Librepensador al proclamar que las computadoras parecen ser racionales y ellas no poseen libre albedrío libertario. Ellos afirman que esto es una refutación suficiente de la premisa (3) del Argumento del Librepensador, y por lo tanto, las conclusiones: el libre albedrío existe, el alma existe, y el naturalismo es falso, no siguen. Este artículo revela un problema mayor con su objeción y demuestra que las conclusiones deductivas del Argumento del Librepensador permanecen indemnes.

Suposiciones y Presuposiciones

Un problema con la “objeción de la computadora” es este: simplemente al declarar que las computadoras son, o robots del futuro que podrían ser, racionales en un universo determinista *asume* que el determinista al hacer esta afirmación ha, al menos en pocas palabras, trascendido su entorno determinista y libremente dedujo la mejor explicación (a la que debemos llegar) por medio del proceso de la racionalidad para concluir correctamente que las computadoras son, de hecho, agentes racionales.

Los deterministas naturalistas presuponen que son humanos racionales ofreciendo al mismo tiempo una computadora como un agente racional completamente determinado. La pregunta, sin embargo, es la siguiente: ¿Existe la racionalidad en el naturalismo? Con la pregunta adecuada en mente, la respuesta dada debe ser una explicación de la manera en que cómo los humanos podrían ser racionales en un mundo totalmente físico y causalmente determinado, no, “¡Bueno las computadoras son racionales!”

De nuevo, si resulta que los deterministas por suerte tienen razón sobre el determinismo, entonces no vinieron a esta conclusión basándose en la deliberación racional pesando puntos de vista opuestos y luego elegir libremente a adoptar la mejor explicación de la reglas de la razón a través de que funcionen adecuadamente las facultades cognitivas. No, dado al determinismo, ellos se vieron obligados por la química y la física para sostener si su conclusión es verdad o no. En el naturalismo no hay facultades cognitivas que funcionan de una manera “correcta” de acuerdo con un plan de diseño que permitiría a uno a pensar e inferir libremente lo que debe ser inferido. Simplemente ofreciendo una computadora como una entidad racional sólo barre el problema debajo de la alfombra, pero el problema sigue siendo que no estamos hablando de las computadoras, sino más bien, los diseñadores de las computadoras.

Si uno va a afirmar un determinado punto de vista del mundo real, entonces el punto de vista presentado debe implicar la capacidad del proclamador para hacer esta inferencia racional en el mismo mundo. Después de todo, no se puede concluir racionalmente un modelo de la realidad que destruye el mismo método que utilizó para llegar a la conclusión. Alvin Plantinga señala la circularidad implicada por el naturalista:

“Tal afirmación es pragmáticamente circular en ella se afirma dar una razón para confiar en nuestra habilidad noética, pero la razón es en sí misma digna de confianza sólo si esas facultades son de hecho dignas de confianzas. Si he llegado a dudar de mi habilidad noética, no puedo dar un argumento usando esa habilidad porque voy a confiar en el mismo equipo en duda”. [1]

Plantinga cita la declaración perceptiva de Thomas Reed para apoyar su caso: “Si tú quieres saber si un hombre dice la verdad (o no), la forma correcta de proceder no es de preguntarle”. Si tienes alguna razón para sospechar que un hombre es un mentiroso, ¿por qué deberías creerle a este individuo cuando él te dice que él no es un mentiroso? Del mismo modo, si tenemos razón para sospechar no podemos pensar libremente para inferir la mejor explicación, ¿por qué suponer que estos pensamientos específicos (que son sospechosos de ser poco fiables) son fiables en relación con las computadoras?

Por otra parte, el naturalista que afirma que él libremente piensa que el determinismo es verdadero es similar a uno argumentando que el lenguaje no existe, usando el Inglés para expresar ese pensamiento. La proposición misma cuenta como evidencia en contra de ese punto de vista. Si un naturalista va a asumir la capacidad de argumentar racionalmente que las computadoras y los robots pueden ser racionales en un universo determinista y completamente físico, ellos deben primero demostrar que no están haciendo ninguna petición de principio al asumir que son racionales para llegar a la conclusión de que son racionales.

Hasta que los naturalistas demuestren exactamente cómo una determinada conclusión, que no puede ser de otra manera y es causada por nada más que la física y la química, pueda ser racionalmente inferida y afirmada, entonces el resto de su argumento no tienen dientes en sus mordeduras así como es incoherente y construido en suposiciones no comprobadas. Como siempre digo, todo argumento basado en una falacia lógica no es un argumento en absoluto. Es decir, incluso si la conclusión de un naturalista resulta ser correcta, no han ofrecido ninguna razón para pensar que la conclusión es verdadera, o cualquier justificación racional para pensar que sus pensamientos causalmente determinados son fiables o valen la pena considerar.

Conclusión

Si todo está determinado en última instancia por la naturaleza, entonces todos los pensamientos—incluyendo lo que los humanos piensan acerca de la racionalidad de las computadoras—no pueden ser de otra manera. Estamos simplemente asumiendo que nuestros pensamientos (el cuál no somos responsables) con respecto a las computadoras son buenos, los mejores, o verdaderos. No tenemos una verdadera capacidad para pensar de otro modo o realmente considerar hipótesis competidoras en absoluto.

Conclusión: si el naturalismo es cierto, entonces no hay tal cosa como el libre albedrío, y si no hay libre albedrío, ¡entonces no hay libertad de pensamiento!

Manténganse razonables (Filipenses 4:5),

Tim Stratton


NOTAS

[1] William Lane Craig y JP Moreland notan la afirmación de Alvin Plantinga en Philosophical Foundations for a Christian Worldview (page 107).

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More