Los Pétalos Caen: Los Problemas de Piper

|

October 18, 2016

Por Tim Stratton / Traducido por Allan Sánchez

El Omni -Argumento Contra el Calvinismo ha tenido varias objeciones presentadas en contra durante las últimas semanas, pero hasta el momento, ninguna de estas objeciones han tenido “dientes en su mordedura” (por así decirlo). Una queja que me pareció particularmente interesante, estaba en contra de la segunda premisa de mi argumento. Aquí está el argumento en su totalidad:

1- Si el calvinismo de 5-puntos es verdad, entonces para cualquier persona x, si Dios desea, tiene el poder, y sabe cómo causar x para ir al cielo y no sufrir eternamente en el infierno, entonces x irá al cielo y no sufrirá eternamente en el infierno.

2- Si Dios es omnibenevolente, omnipotente, y omnisciente, entonces para cualquier persona x, Dios desea, tiene el poder, y sabe cómo causar x para ir al cielo y no sufrir eternamente en el infierno.

3- Hay al menos una persona que no irá al cielo y sufrirá eternamente en el infierno.

4- Por lo tanto, uno no puede afirmar tanto (i) que el calvinismo de 5-puntos es verdad y (ii) que Dios es omnibenevolente, omnipotente, omnisciente.

La objeción más común a mi argumento es un protesta a la segunda premisa con respecto a los deseos de Dios. Declaré que un Dios que es todo amor y máximamente bueno (omnibenevolente) no desearía que nadie sufra en el infierno por la eternidad—¡especialmente por “decisiones” que fueron incapaces de hacer! Además, referencié la Escritura tal como 1 Timoteo 2:4, donde aclara que Dios “desea que todas las personas sean salvadas y vengan al conocimiento de la verdad”.

Deseos Competitivos

Muchos calvinistas afirman que Dios desea la salvación de todas las personas, ¡pero no realmente! ¡No cuando consideras los “deseos competitivos” de Dios! Esto alza la pregunta: ¿Qué rayos significa declarar que Dios tiene deseos competitivos?

Como un humano limitado, débil, y finito, sé qué significa tener “deseos competitivos”. Tengo el deseo de tener abdominales marcados. El deseo de mantenerme en buena forma física es mayor que mi deseo de comer pizza a diario; por lo tanto, escojo no comer pizza usualmente. Si tuviera el poder de comer pizza todos los días y tener abdominales marcados, ¡será mejor que creas que estaría comiendo pizza constantemente! No tengo este poder porque hay restricciones y limitaciones externas a mí que no me dejan tener ambos deseos competitivos. Es decir, no puedo comer pizza todos los días y tener abdominales marcados. Esto es porque la pizza es alta en calorías, carbohidratos, y grasa, y mi metabolismo no funciona en la manera que solía hacerlo. Estas cosas no dependen de mí; por lo tanto, mi mayor deseo de estar en forma supera el menor deseo de comer pizza todos los días.

Considere a Dios y sus llamados “deseos competitivos”. Como mencioné antes, 1 Timoteo 2:4 claramente declara que Dios “desea que todas las personas sean salvas y vengan al conocimiento de la verdad”. Esto parece estar en concurrencia con el famoso pasaje de Juan 3:16, “de tal manera amó Dios al MUNDO”, y que “PARA TODO AQUEL que en él crea…” Además, 1 Tim 2:4 está en harmonía con el pronunciamiento que “Cristo murió por todos”, hecho en 2 Corintios 5:14-15. De acuerdo a The Expositor’s Bible Commentary, “La salvación ha sido proporcionada a todos, pero sólo aquellos que lo aceptan son salvados”. [1]

Si hemos de tomar en serio estas escrituras debemos afirmar que es, de hecho, el deseo de Dios de la salvación universal. Esto no es sólo bíblicamente obvio, sino que cuando simplemente pensamos lógicamente sobre un Ser Máximamente Grande, esto también sería intuitivamente la conclusión obvia a la cual llegar. Un ser máximamente bueno y amoroso desearía legítimamente que todas las personas prosperen[2], y eviten el infierno eterno (¡que hace que el Holocausto se vea como un picnic!).

Ya que la mayoría de cristianos (incluyendo calvinistas) afirmarían que muchas personas sí experimentan el infierno eterno, nos quedamos rascándonos la cabeza en por qué no se consigue el deseo de Dios respecto a la salvación universal. El molinista contesta por el libre albedrío libertariano humano (que permite que el verdadero amor sea alcanzado) pero el calvinista responde a este problema al declarar que Dios tiene un deseo mayor que su deseo por la salvación universal. ¿Cuál es este mayor deseo competitivo? ¡Su propia gloria! El calvinista sostiene que, efectivamente, Dios sí tiene un “mini” deseo por la salvación universal, pero está empequeñecido por su mayor deseo para su propia gloria.

De acuerdo al calvinista, Dios es glorificado al enviar personas para sufrir los horrores del infierno eterno por las muy llamadas “decisiones” que no pudieron hacer; ¡”decisiones” que no eran capaces de hacer! Ellos también sostienen que Dios es glorificado al salvar algunos para que eviten el infierno y experimenten el paraíso por la eternidad. Los deseos competitivos de Dios son su gloria y la salvación universal, Dios quiere ambas pero no puede tener ambas, así que una debe dejar paso a la otra. Parece que el calvinista se queda sosteniendo que, “¡Dios debe jugar con las cartas que le han sido dadas!”[3]

¿Deseos Pecaminosos?

Con eso dicho, aun así, la filosofía del calvinismo alza más preguntas: ¿Por qué Dios tendría un deseo por algo que le restaría o negaría su gloria? Cualquier cosa que no brinda gloria a Dios es malo. ¡Parece que el calvinista sin darse cuenta sostiene que Dios tiene un deseo (aunque uno menor) al pecado!

Además, si Dios no puede tener ambos de sus deseos, entonces parece que Él no es omnipotente, A NO SER QUE, la gloria de Dios y la salvación universal son lógicamente incompatibles. Esto es similar a declarar que la gloria de Dios y su deseo de que todos sean salvados son lógicamente del mismo nivel falaz de un triángulo con cuatro esquinas y un soltero casado. Es decir, un hombre podría tener los deseos competitivos de ser casado y ser un soltero pero es lógicamente imposible ser un soltero casado. Por lo tanto, él debe escoger una de las dos opciones ya que estos conceptos son mutuamente exclusivos.

La idea de que la gloria de Dios y la salvación universal son lógicamente contradictorios son lejos de lo obvio. De nuevo, parece como si “¡Dios es forzado a jugar las cartas que le han sido dadas!”[4]. Además, hago la pregunta una vez más: Si la gloria de Dios y la salvación universal son lógicamente contradictorias, ¿Por qué Dios desearía algo en lo absoluto—incluso un poquito—que lógicamente negaría su gloria completamente? Esto no parece como el tipo de cosa que desearía un Dios omnisciente o perfectamente bueno.

Un Deseo

John Piper dice, “La diferencia entre los calvinistas y los arminianos no radica en si hay dos voluntades en Dios, sino en cuál dicen es está Su compromiso mayor”[5]. ÉL declara que el arminiano (note que él no lidia con el molinismo) afirma que Dios desea que los humanos escojan libremente amar a Dios más que la salvación universal. ¡Un error que Piper hace aquí es que él no reconoce que esto es exactamente lo que la salvación es! Yo sostengo que estos no son “deseos competitivos”, sino más bien, es UN deseo: ¡Que todas las personas escojan LIBREMENTE amar a Dios! Es decir, la salvación es encontrada en una relación de amor verdadero con Dios. El verdadero amor es alcanzado cuando dos personas libremente se involucran en un pacto matrimonial. Si uno es secuestrado en contra de su voluntad, y forzado a una relación en contra de su voluntad, entonces el amor verdadero no es parte de la relación. Nos quedamos con algo parecido al “Síndrome de Estocolmo”. Esto sería un trauma psicológico, NO amor verdadero.

Ya que es lógicamente imposible forzar a alguien a hacer algo libremente, entonces Dios no puede hacer esto así como Dios no puede hacer lo lógicamente imposible (por ejemplo, crear algo que no es contingente de Él). Por lo tanto, Dios no puede forzar a alguien a amarlo libremente en un sentido real y genuino. Sin embargo, cuando escogen libremente amar a Dios (ya que Dios los amó primero), ellos son salvados. Esto es el bien último que un humano pueda experimentar y eso brinda la gloria última a Dios—¡mucho más que un “show de títeres”!

Jesús lo Pagó Todo

Piper también sostiene que de acuerdo a los calvinistas, Dios tiene estos deseos competitivos de que todos puedan estar en el cielo y el valor mayor de “la manifestación del alcance completo de la gloria de Dios en ira y misericordia y la humillación del hombre de modo que él disfrute dando todo el crédito a Dios por su salvación”[6]. Hay varios problemas con este punto de vista si uno es un determinista teológico, pero aquí es lo que realmente me sorprende y demuestra que esta objeción de los “deseos competitivos” es ridícula:

Si el calvinista sostiene que es lógicamente imposible para Dios tener tanto su deseo de gloria y su deseo de la salvación universal, ¡entonces la expiación de Cristo simplemente NO fue suficiente!

Si uno sostiene este punto de vista, ya no puede cantar el coro, “The Cross Was Enough”(“La Cruz Fue Suficiente”), o, “Jesus Paid it All” (Jesús lo Pagó Todo). De hecho, si uno sostiene esta posición, ¡Jesús simplemente recogió parte del cheque y dejó los “no-escogidos” y los incondicionalmente odiados a sufrir en el infierno hacia el futuro infinito para recoger el resto de la cuenta! Ahora bien, el calvinista se queda afirmando que la cruz de Cristo MÁS los condenados en el infierno es lo que se necesita para asegurar la salvación de unos pocos. Por consiguiente, la expiación de Jesús es sólo una condición necesaria, pero no una condición suficiente para salvar el elegido.

Parece que en el punto de vista calvinista, no deberíamos estar enojado con los condenados, sino más bien, deberíamos estar extremadamente agradecidos que ellos sufrirían el infierno eterno en nuestro lugar. De hecho, cuando el calvinista alaba a Jesús por todo lo que ha hecho, ¡ellos probablemente deberían tomar un minuto para agradecer también los condenados en el infierno! Obviamente, esto es completamente absurdo, pero estoy usando sarcasmo para hacer el punto que la cruz FUE tanto necesaria como suficiente para asegurar la salvación de la humanidad. ¡La cruz fue suficiente! Dios no necesita a nadie que sufra en el infierno hacia el futuro infinito para recibir su gloria.

Los calvinistas apelas a la objeción de los “deseos competitivos” para desesperadamente tratar de afirmar tanto el deseo de Dios de que todos sean salvados y que Dios ama a todas las personas, todo mientras simultáneamente rechazan el universalismo. Sin embargo, esta objeción se derrumba cuando se considera la omnipotencia de Dios y la expiación todopoderosa de Cristo. Si uno está comprometido al calvinismo, pienso que es simplemente mejor para él “hacer de tripas, corazón”, como Arthur Pink ha hecho, y ser honesto sobre las verdaderas implicaciones del Calvinismo. ¡Ellos deberían confesar y honestamente admitir que de acuerdo a su amada filosofía del calvinismo, Dios NO ama a todas las personas! [7]

Por lo tanto, si ellos creen que Dios realmente ama a todas las personas, entonces deberían rechazar la filosofía del calvinismo.

Manténgase razonable (Filipenses 4:5)

Tim Stratton


NOTAS:

[1] The Expositor’s Bible Commentary, Volume 11, Zondervan, Grand Rapids, MI, 1981, P. 358

[2] Jerry Walls, Why No Classical Theist, Let alone Orthodox Christian, should ever be a Compatibilist, Philosophia Christi, Volume 13, No 1.

[3] James White cita a William Lane Craig fuera de contexto aquí. Craig se refiere que Dios no puede hacer lo lógicamente imposible al forzar a las personas a amarlo libremente. De acuerdo a la defensa calvinista de los “deseos competitivos”, Dios está en la misma situación. Al afirmar la objeción de los deseos competitivos, el calvinista también está en la misma situación.

[4] Ibid.

[5] John Piper: http://www.desiringgod.org/articles/are-there-two-wills-in-god

[6] Ibid.

[7] Jerry Walls hace un gran caso en contra el calvinismo y cita el calvinista, Arthur Pink. Walls afirma que Pink “hace de tripas, corazón” y admite que el punto de vista calvinista de Dios es que Dios no ama a todas las personas. Walls alienta a todos los calvinistas a confesar y ser honestos como Pink. https://youtu.be/Daomzm3nyIg (46:20)

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More