La Omnibenevolencia de Dios

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

|

March 14, 2018

¡Dios es omnibenevolente! En pocas palabras, Dios es perfectamente bueno y amoroso. La Biblia no solo aclara esto (Salmo 100:5, Salmo 145:17, Juan 3:16), sino que los lógicos también han concluido deductivamente esto aparte de la Biblia a través del Argumento Moral y el Argumento Ontológico.

Ahora, si Dios fuera simplemente omnipotente (todopoderoso) y omnisciente (todo lo sabe), pero no perfectamente bueno y todo amoroso, entonces tendríamos motivos para asustarnos. De hecho, así es como los musulmanes ven a Alá. Según el Islam, Dios no ama a todos, y todo lo que hace Alá simplemente se llama “bueno”, incluso si eso es realmente odioso. Como resultado, los musulmanes no tienen la seguridad de la salvación (a menos que mueran en el Yihad).

¿El Pecado Original?

Algunos cristianos caen en una trampa similar e incorrectamente piensan en Dios de esta manera. De hecho, la iglesia ha estado infectada con una baja visión de Dios por siglos. A.W. Tozer, en su libro The Knowledge of the Holy (El Conocimiento de lo Sagrado), dice: “Lo que nos viene a la mente cuando pensamos sobre Dios es la cosa más importante sobre nosotros”. En el prefacio de este mismo libro, Tozer escribe:

La Iglesia ha rendido su una vez elevado concepto de Dios y lo ha sustituido por uno tan bajo, tan innoble, que es completamente indigno de pensar, el adorar a los hombres… La baja visión de Dios albergada casi universalmente entre los cristianos es la causa de un centenar de males menores en todas partes entre nosotros.

Esta baja visión de Dios ha infectado las mentes de la mayoría de los cristianos hoy en día, pero creo que sus raíces se pueden encontrar desde el principio. El pecado original no fue comer una fruta prohibida, sino más bien, dudar de la omnibenevolencia de Dios. Esta fue la trampa en la que Satanás engañó a Eva en el Jardín del Edén (Génesis 3):

“¿Dijo Dios realmente …?”

Satanás convence a Eva de considerar la idea de que Dios no está realmente interesado en su florecimiento final. El hecho del asunto, sin embargo, es que Dios desea el último florecimiento para todos y cada uno de los seres humanos. Esto es respaldado por las Escrituras tales como Juan 3:16, 1 Tim 2:4, 1 Tim 4:10 y 2 Pedro 3:9. También es respaldado en el primer libro de la Biblia. Considere este contrafáctico:

SI Adán y Eva hubiesen guardado los mandamientos de Dios (y todos sus descendientes siguieran su ejemplo), entonces, cada ser humano EXPERIMENTARÍA el florecimiento final y no experimentaría ningún sufrimiento.

Por lo tanto, Dios creó un mundo en el que era lógicamente posible que todas las personas florecieran. Sin embargo, Eva dudó de que Dios fuese omnibenevolente y deseoso de lo mejor para ella. Esta duda condujo a la caída del hombre y un terrible sufrimiento siguió a su paso.

Muchas personas continúan dudando de la bondad perfecta y el amor de Dios. Algunos teólogos calvinistas (como Arthur Pink) en realidad enseñan que Dios no ama a todas las personas ni desea lo mejor para todas las personas. Este es un error horrible — un pecado — que lleva a una fe débil.

Además, algunos cristianos mantienen una visión llamada “Determinismo Divino” y piensan que Dios controla todos los pensamientos y creencias. Si este es el caso, entonces Dios obliga a la mayoría de la gente a creer mentiras. Si Dios obliga a algunos a creer en la verdad y a otros a creer en la mentira, entonces, ¿cómo puedes estar seguro de que Dios no te está forzando a creer cosas falsas también (incluida tu visión del determinismo divino)? Esta baja visión de Dios finalmente lleva a muchos en la iglesia a dudar de su salvación, al igual que los musulmanes (ambos puntos de vista de Dios están equivocados).

De hecho, esta baja visión de Dios influyó en los Cánones y Decretos Dogmáticos del Concilio de Trento. D.C. 1563. Ellos incorrectamente afirman que uno debería dudar de su salvación en el Capítulo XII:

Ninguno tampoco, mientras se mantiene en esta vida mortal, debería presumirse hasta el momento con respecto al profundo misterio de la predestinación divina, que crea por cierto que él es seguramente del número de los predestinados; como si fuese cierto que el que está justificado, ya sea no puede pecar más, o, si peca, que debe prometerse a sí mismo un arrepentimiento seguro; pues sin especial revelación, no se puede saber quiénes son los que Dios tiene escogidos para sí.

Cuando uno duda o rechaza el hecho de que Dios es omnibenevolente, entonces surgen problemas mayores. El problema principal es que su presuposición de Dios — una baja visión de Dios — era incorrecta en primer lugar. Ellos siguen los pasos de Adán y Eva.

Un Dios Máximamente Grandioso

Considera la bondad perfecta de Dios: Porque Dios es perfectamente bueno, Él es perfectamente santo. Cuando los humanos eligen libremente hacer cosas buenas, entonces nos aproximamos al estándar perfecto de Dios, ¡y hacemos cosas santas! Adorar a Dios es santo. Amar a tu prójimo es santo. ¡Amar a tu enemigo es santo!

No somos perfectamente santos, ¡pero debemos hacer todo lo posible para aproximarnos a Aquel que lo es! La Biblia dice esto:

“Seréis santos porque yo, el Señor vuestro Dios, soy santo.” (Levítico 19:1-2).

Dios es el estándar de la bondad y, por lo tanto, siempre podemos confiar en los mandamientos que ha dado para que seamos perfectamente buenos. Además, dado que Dios es perfectamente inteligente, sus órdenes son siempre lo más inteligente que se puede hacer. ¡Por lo tanto, es simplemente estúpido e incorrecto no obedecer los mandamientos de Dios!

¿Cómo conocemos los mandamientos de Dios? ¡A través de las declaraciones de Jesús validadas por Su resurrección! Considera Mateo 5:44; 22:37-39:

1- ¡Amar a Dios primero!

2- ¡Todos aman a todos (desde tus vecinos hasta tus enemigos)!
¡Los cristianos deberían ser las personas más amorosas de la faz del planeta!

Luego, considere el amor perfecto de Dios y lo que significa ser todo amor, lo cual es parte de omnibenevolencia. La Biblia lo aclara: “Dios es amor” (1 Juan 4:16).

Entonces, si Dios es amor, entonces la misma naturaleza de Dios es amorosa. Como William Lane Craig escribió en su libro para niños, Dios es TODO-Amoroso:

“Él es amoroso como Él es santo”. Y el amor de Dios es un tipo muy especial de amor; Él no te ama porque eres bueno. ¡Su amor es incondicional!”

Este es un Papá perfecto, ¿verdad? No soy un padre perfecto de ninguna manera y no necesito que mi hijo, Ethan, sea perfecto tampoco. Sé que cometerá errores, pecará, me decepcionará y será cualquier cosa, pero no perfecto. Pero a pesar de que sé estas cosas sobre Ethan, eso no significa que no lo ame con todo mi corazón. ¡Todavía estoy dispuesto a morir por mi hijo imperfecto! Si así es como son los padres imperfectos, ¡imagina a un Padre Celestial perfectamente bueno, inteligente y amoroso! Dios no te ama basado en tus acciones – Él simplemente te ama y desea que lo ames a cambio. Pero Él no te forzará a tener una relación con Él; debes tomar la decisión de ingresar a esa relación de amor o no.

Eso es lo que significa una relación de salvación: cuando un ser humano elige libremente amar a Dios a cambio, se produce un verdadero matrimonio amoroso – una relación de salvación con Dios. Porque Dios nos amó primero, cuando respondemos a Su amor y elegimos libremente amar a Dios de vuelta, ¡somos salvos! Esto es demostrado por Jesús cuando cuenta la Parábola del Hijo Pródigo que se encuentra en Lucas 15:11-32. Jesús está contando esta historia ficticia de un padre – un gran padre – que ama a su hijo de la misma manera en que Dios ama a todos los seres humanos (Juan 3:16, 1 Timoteo 2:4, 2 Pedro 3:9). Jesús está contando la historia de un padre grandioso y amoroso para que aquellos que escuchan esta historia comiencen a entender la forma en que Dios ama a todos los humanos.

Ves, el amor del padre siempre estuvo disponible para su hijo. El amor del padre nunca fue a ninguna parte. El padre nunca dejó de amar a su hijo con todo su corazón. Sin embargo, el hijo tomó algunas decisiones – elecciones libres – que lo separaron del amor de su padre. No fue hasta que el hijo tomó la decisión – la elección libre – de volver al amor de su padre y amar a su padre a cambio, que su relación fue restaurada.

Si el hijo nunca hubiera hecho la elección libre de regresar con su padre, entonces su relación nunca habría sido restaurada.

Esto es representativo del amor de Dios por USTEDES. Dios te ama incondicionalmente, como el padre en la parábola, y su amor siempre está ahí para ti. Dicho esto, sin embargo, usted y yo somos responsables de nuestras propias decisiones, y podemos tomar decisiones horribles que nos separan del amor perfecto de Dios.

Divorcio Eterno

Algunas personas eligen libremente separarse de Dios por la eternidad (¡esto se llama infierno!). Ya que es lógicamente imposible que Dios obligue a una persona a elegir libremente amarlo (que está en el mismo nivel incoherente que los solteros casados o triángulos con cuatro esquinas), entonces algunos elegirán libremente divorciarse de Dios para siempre – ¡pero no tiene por qué ser así!

Jesús hizo todo el trabajo por ti, pero ahora la pelota está en tu cancha. ¡Tienes una elección real que hacer y ahora eres responsable de tu eternidad!

¿Quieres amor perfecto con tu Creador? Está disponible a través del poder expiatorio de Jesucristo. ¡Tienes un Padre perfecto, un Papito, que te ama con toda su esencia! ¡Tú vales más que todo el universo para Él! Él desea una relación de amor verdadero y eterno con todos – incluyéndote a TI.

Conclusión

Puedes sentirte como el hijo pródigo. Puede que estés en un lugar ahora mismo que sabes que no debes. El hijo pródigo tuvo que hacer una elección – una elección libre – tragarse su orgullo y volver con su padre. Si estás en un lugar que está lejos de Dios en este momento, te animo a que hagas la misma elección – tragarte el orgullo y volver con tu Papá. ¡Él es un Padre perfecto y su amor te está esperando!

Mantente razonable (Filipenses 4:5),

Tim Stratton


Notas

¡Un agradecimiento especial a Shannon Eugene Byrd por encontrar la cita del Concilio de Trento!

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More