Jugando con las Cartas que le Han Repartido a Dios

Tim Stratton | (The Free Thinking Theist) | Traducción Raúl Jaramillo

|

February 13, 2018

Pregunta:

Querido Tim,

William Lane Craig sugiere que Dios “debe jugar con las cartas que se le han repartido.” Tim, ¿Estás de acuerdo con ese sentimiento? Si lo estas, ¿acaso eso no implica que hay un “repartidor” que le repartió a Dios las cartas con las que debe trabajar?

-Sean


Respuesta de Tim:

Me sorprende tanto como puede hacerse un único comentario descuidado y los Calvinistas lo toman fuera de contexto, y ¡avanzan con este como su ataque fundamental contra el Molinismo! Lo que es muy triste es que muchas de estas personas ni siquiera intentan entender el contexto apropiado en el cual fue hecho el comentario de Craig o entender lo que realmente quiso decir por su comentario. Para aquellos que proclaman conocer cómo interpretar la Escritura apropiadamente, este es un horrible ejemplo de hermenéutica (llegar al significado correcto en el contexto).

William Lane Craig está usando una façon de parler (figura literaria) que muchos Calvinistas o “anti-molinistas” incorrectamente toman literalmente. El Dr. Craig no está implicando que haya un “repartidor de cartas cósmicas” literal a quien Dios está esperando para que le dé una mano cósmica de cartas. En un podcast titulado, “¿Es el Molinismo bíblico?“, Craig aclaró su comentario:

La importación de esta metáfora de “jugar la mano que se te ha asignado” es para decir que Dios no determina unilateralmente todo lo que sucede, que hay verdades sobre cómo las personas elegirían libremente en diferentes situaciones. La imagen aquí es de un mazo de cartas en el que diferentes contrafácticos están en estas cartas, y Dios tiene una mano de las cartas que son los contrafácticos verdaderos de la libertad. Esto es contingente porque diferentes contrafácticos de libertad podrían haber sido diferentes. Las criaturas podrían elegir de manera diferente en las mismas circunstancias. Ellos no están determinados unilateralmente por Dios. Si fuesen a elegir de manera diferente en estas circunstancias diferentes, entonces Dios tendría un juego diferente de cartas. Entonces Dios juega con las cartas que le han repartido. * Pero de ninguna manera esto significa dar a entender que hay entidades o cosas reales fuera de Dios con las que tiene que lidiar. * Esto es simplemente una ilustración del hecho de que el valor de verdad de estos contrafácticos de libertad no está determinado unilateralmente por Dios, que la libertad libertariana es verdaderamente posible.

Permítanme bajar las galletas a un lugar más cercano: Lo que Craig quiere decir es que si Dios fuera a crear criaturas a las cuales Él no siempre determina causalmente – lo cual sería lógicamente posible para un Dios omnipotente – entonces estas criaturas libertarianamente libres y no determinadas harían algunas elecciones que Dios no determinaría causalmente. Por lo tanto, estas elecciones serían libres en el sentido libertariano.

No hay ninguna contradicción lógica encontrada en la proposición, “Dios tiene el poder de crear criaturas que son libertarianamente libres para pensar, escoger y actuar.” Por lo tanto, si uno afirma que Dios no puede crear criaturas libertarianamente libres, entonces él o ella implícitamente rechaza la omnipotencia de Dios.

Ahora, por el bien de la discusión, incluso si los humanos no poseen libre albedrío libertariano (LAL) en este mundo, al menos es posible que Dios cree mundos donde las criaturas poseen LAL y pueden elegir libremente de una manera u otra. Con esto en mente, las criaturas libres – incluso si no fueran realmente creadas – serían libres de elegir de una manera u otra. Si Dios realmente es omnisciente y conoce eternamente (sin principio) el valor de verdad de todas las proposiciones, entonces Dios sabe cómo estas criaturas libres—si fueran creadas por Él—elegirían libremente. (He argumentado** que Dios querría crear seres con LAL para que pudieran tener una verdadera relación de amor con Él).

Las Cartas del Calvinismo

He ofrecido una objeción tu quoque contra los Calvinistas que insisten en que esta perspectiva del “repartidor de cartas” es herética. Es decir, anteriormente he demostrado que el calvinismo tiene algunos “problemas de repartición de cartas” propios (ver Los Pétalos Caen: Los Problemas de Piper).

Este es el caso ya que muchos calvinistas (como John Piper) afirman que Dios desea la salvación de todas las personas como la Biblia deja en claro, ¡pero en realidad no la desea! ¡No cuando se considera la filosofía de los “deseos competitivos” de Dios! [1] Esto plantea la pregunta: ¿Qué significa decir que Dios tiene deseos en competencia?

Como un ser humano limitado, débil y finito, sé lo que significa tener “deseos competitivos”. Deseo tener un abdomen plano. También deseo comer pizza todos los días. El deseo de mantenerse físicamente en forma es mayor que mi deseo de comer pizza todos los días; por lo tanto, elijo libremente no comer pizza frecuentemente (aunque es lógicamente posible que yo coma pizza todos los días). Si tuviera el poder de comer pizza todos los días y simultáneamente tener abdominales, ¡será mejor que creas que estaría eligiendo libremente comer pizza constantemente! Como no soy omnipotente, no tengo este poder porque existen restricciones y limitaciones externas que no me permiten cumplir mis dos deseos en competencia. Es decir, no puedo comer pizza todos los días y tener abdomen plano (aunque quiero ambos). Esto se debe a que la pizza es rica en calorías, carbohidratos y grasas, y mi metabolismo se está desacelerando con la edad. Estas cosas no dependen de mí; Por lo tanto, después de una deliberación racional elijo estar en forma sobre mi deseo de comer pizza todos los días. Después de una deliberación racional (que requiere LAL), estos factores tienen una gran influencia en mis decisiones dietéticas.

Con esto en mente, ahora considera a Dios y sus llamados “deseos competitivos “. 1 Timoteo 2: 4 claramente declara que Dios “desea que todas las personas sean salvas y lleguen al conocimiento de la verdad”. Esto parece coincidir con el famoso pasaje de Juan 3:16, “que Dios amó tanto al MUNDO”, y que “TODO EL QUE CREA …” Además, 1 Timoteo 2: 4 está en armonía con 2 Pedro 3:9 que declara que Dios “no quiere que nadie que perezca, sino que todos lleguen al arrepentimiento”, y también con la declaración de que “Cristo murió por todos”, hecha en 2 Corintios 5: 14-15. Según The Expositor’s Bible Commentary, “La salvación ha sido provista para todos, pero solo aquellos que la aceptan se salvan”.[2]

Si tomamos en serio estas Escrituras, debemos afirmar que, de hecho, el deseo de Dios es la salvación universal. No solo es esto bíblicamente obvio, sino simplemente que cuando pensamos lógicamente acerca de un Ser Máximamente Grandioso, esta sería la conclusión intuitivamente obvia a la que también llegaríamos (ver La Omnibenevolencia de Dios). Un ser máximamente amoroso legítimamente desearía que todas las personas florecieran[3] y que evitaran el infierno eterno (¡lo que hace que el Holocausto de Hitler parezca un picnic!).

Dado que la mayoría de los Cristianos (incluidos los Calvinistas) afirmarían que al menos una persona experimentará el infierno eterno, nos quedamos rascándonos la cabeza por qué no se logra el deseo de Dios de la salvación universal. El Molinista responde que a causa del libre albedrío libertariano humano (que también permite que se alcance el verdadero amor, la moralidad y la racionalidad), pero el Calvinista responde a este problema al afirmar que Dios tiene un deseo mayor que su deseo de salvación universal. ¿Cuál es este mayor deseo competitivo? ¡Su propia gloria! El Calvinista sostiene que, de hecho, Dios tiene un “mini” deseo de salvación universal, pero está empequeñecido por su mayor deseo de Su propia gloria.

De acuerdo con los Calvinistas (al menos algunos), Dios es glorificado al enviar a las personas a sufrir los horrores del infierno eterno por las llamadas “elecciones” que no pudieron hacer; ¡”Elecciones” que fueron impotentes de hacer! También sostienen que Dios es glorificado al salvar a algunos para que ellos eviten el infierno y experimenten el paraíso por la eternidad. Los deseos rivales de Dios son su gloria y salvación universal, Dios quiere los dos, pero no puede tener todo a la vez, por lo que un deseo debe ceder ante el otro. Por lo tanto, esto parece ser algo que no depende de Dios ni está determinado por Dios, así como si Dios fuera a crear criaturas libres, entonces sus elecciones libres tampoco dependerían de Dios. Por lo tanto, parece que el Calvinista se queda contendiendo que, “¡Dios debe jugar las cartas que le han repartido!”[4]. ¡Si aplica para uno aplica para el otro!

Conclusión

Es vital hacerse dos preguntas: 1.- ¿Es Dios lo suficientemente poderoso como para crear criaturas libres que puedan (por así decirlo) “repartir libremente algunas cartas”? A menos que se pueda demostrar alguna contradicción lógica oculta, si niegan esto, entonces ¡niegan la omnipotencia de Dios! 2- Si Dios es lo suficientemente poderoso como para crear criaturas libres, ¿es lo suficientemente inteligente como para saber cómo estas criaturas libres elegirían libremente (“qué cartas repartirían libremente”) si Dios las crea? Nuevamente, no existe una contradicción lógica al afirmar “Dios conoce el valor de verdad de las proposiciones contrafácticas”. Podría ser un misterio CÓMO Dios sabe estas cosas, pero también es un misterio sobre CÓMO Dios creó el universo de la nada (Ver La Objeción del Fundamento contra el Dios Máximamente Grande y los Terrenos Peligrosos). Sabemos que Dios es omnipotente, y así puede crear el universo de la nada; sabemos que Dios es omnisciente y, por lo tanto, conoce el valor de verdad de todas las proposiciones—¡incluidas las proposiciones contrafácticas!

En pocas palabras: Los Calvinistas deben abandonar sus ataques mezquinos contra William Lane Craig y el Molinismo basándose en sacar un comentario descuidado fuera de contexto. Por favor sean caritativos y hagan un intento sincero de comprender correctamente lo que se quiere decir cuando se ofrece una metáfora para hacer que un tema difícil sea más fácil de entender para la persona sin estudios en el tema.


Notas

** Ver también el vídeo de Tim aquí.

[1] John Piper: https://www.desiringgod.org/articles/are-there-two-wills-in-god

[2] The Expositor’s Bible Commentary, Volume 11, Zondervan, Grand Rapids, MI, 1981, P. 358

[3] Jerry Walls, Why No Classical Theist, Let alone Orthodox Christian, should ever be a Compatibilist, Philosophia Christi, Volume 13, No 1,

[4] James White a menudo cita a William Lane Craig fuera de contexto al respecto (haga clic aquí). Craig quiere decir que, si un Dios omnipotente usara su poder para crear seres con libertad libertariana, entonces Dios no podría hacer lo lógicamente imposible forzando a la gente a amarlo libremente. Un Dios omnisciente también posee un conocimiento perfecto de cómo todas las criaturas libres (que están dentro del poder de Dios para crear) elegirían lógicamente antes del acto de creación de Dios—o incluso si Dios nunca creara algo en absoluto. Negar esto es rechazar ya sea la omnipotencia de Dios o su omnisciencia (o ambas).

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More