Homosexualidad, Tatuajes, Y el Sabbat

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

|

January 16, 2018

En un episodio de televisión de The West Wing, el presidente Josiah Bartlet (interpretado por Martin Sheen) se ve irritado por una personalidad conservadora de la radio quien defiende llamar a la homosexualidad una “abominación” al citar Levítico 18:22 – “No te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer; es una abominación.” Esto irrita al presidente liberal que luego se da cuenta de ella entre la multitud en un discurso que está dando y procede a hacerle algunas preguntas cortantes y sarcásticas cuando compara la homosexualidad con otras leyes del Antiguo Testamento:

Me gusta cómo llamas a la homosexualidad una abominación… Estoy interesado en vender a mi hija menor a la esclavitud, según lo sancionado en Éxodo 21:7. Ella es una estudiante de segundo año de Georgetown, habla italiano fluido, siempre limpiaba la mesa cuando era su turno. ¿Cuál sería un buen precio para ella? Mi jefe de gabinete, Leo McGarry, insiste en trabajar en el Sabbat. Éxodo 35:2 dice claramente que debería ser ejecutado. ¿Estoy moralmente obligado a matarlo yo mismo o está bien llamar a la policía?

Aquí hay uno que es realmente importante porque tenemos muchos fanáticos de los deportes en esta ciudad–tocar la piel de un cerdo muerto hace que uno esté sucio–Levítico 11:7. Si prometen usar guantes, ¿podrán los Washington Redskins seguir jugando al fútbol? ¿Podrán los Notre Dame? ¿Podrán los West Point?

¿Realmente toda la ciudad tiene que estar junta para apedrear a mi hermano, John, por plantar diferentes cultivos uno al lado del otro? ¿Puedo quemar a mi madre en una pequeña reunión familiar por usar prendas hechas de dos hilos diferentes? Piensa en esas preguntas, por favor.

Recientemente encontré varios argumentos que degradan los valores morales de los cristianos como los mencionados anteriormente. Por lo general, esto se debe a la posición que la mayoría de las iglesias evangélicas han tomado contra el matrimonio gay. Los argumentos, como los que ofrece el personaje de Martin Sheen, deben ser tratados, y estos plantean una pregunta importante: ¿Cómo se aplica hoy en día la Ley dada en el Antiguo Testamento? En este ensayo, discuto y defiendo dos de los varios puntos de vista bíblicos que un cristiano podría tomar con respecto a estas preguntas.

La preparación de este ensayo implicó leer varios libros sobre este tema, incluyendo Five Views on Law and Gospel, editado por Wayne G. Strickland; From Sabbath to Lord’s Day por D.A. Carson; From Creation to the Cross por Alfred Baylis; Is God a Moral Monster por Paul Copan; Ethix: Being Bold in a Whatever World por Sean McDowell; y también revisé  los artículos de William Lane Craig con respecto a este tema desde la perspectiva de un apologista. Dos de los enfoques más comunes para este tema se examinan en detalle en el libro “Five Views”, editado por Strickland.

Una Perspectiva Reformada

El primer enfoque se llama la visión reformada no teonómica. Esta es esencialmente la postura que tuve antes de comenzar este estudio. Establece que la ley moral de Dios no cambia, se revela en la creación y continúa hasta nuestros días. La Ley Mosaica del Antiguo Testamento era una expresión de la voluntad moral de Dios, pero era exclusivamente contextual a Israel como nación. Según este punto de vista, cuando Jesús vino a la Tierra, cumplió solo una parte de la ley que no tenía nada que ver con la moralidad; solo leyes particularmente dadas a los israelitas. Estas leyes se llamaban “leyes rituales” o, más específicamente, “leyes ceremoniales y civiles”, así como también el código penal que las acompañó. Jesús cumplió este aspecto de la Ley Mosaica; sin embargo, aclaró y reiteró la ley moral expresada en los Diez Mandamientos. La ley moral se registró en los Diez Mandamientos (el Decálogo) y se incorporó a la Ley Mosaica. La ley ritual ha sido cumplida por Jesús y ya no es obligatoria para los cristianos, sin embargo, el Decálogo todavía se aplica a nosotros hoy en día.

Este punto de vista sostiene que estamos libres de la Ley de Moisés, ya que no puede condenar a los cristianos porque guardar la ley no nos justifica. Solo la obra expiatoria de Cristo expuesta en su vida, muerte y resurrección es suficiente para nuestra justificación.

Una Perspectiva Luterana Modificada

La quinta visión ofrecida en el libro “Five Views” es la otra cubierta en este ensayo llamada “Visión Luterana Modificada”. Los suscriptores a esta visión sostienen que la Ley de Moisés era parte de la historia de la salvación (un Dios, un plan, en un pueblo, que se desarrolla en etapas sucesivas y distintas) antes de Cristo, y que si la Ley Mosaica se hubiera mantenido perfectamente, podría haber ofrecido la salvación. Sin embargo, mantener la Ley a la perfección era imposible y, por lo tanto, solo hipotético. Cuando Jesús entró en escena, cumplió la ley. Jesús no hizo distinciones entre las leyes morales, ceremoniales y civiles. Simplemente dijo que cumplió la ley. Por lo tanto, los seguidores de Cristo hoy en día se liberan de esa ley– ¡de toda! La esencia, el carácter y la naturaleza de Dios son inmutables; por lo tanto, su moralidad y su ley moral tampoco cambian. Esta visión aclara que la ley moral no es necesariamente el Decálogo o los Diez Mandamientos, como suponen muchos asistentes de la iglesia. Sin embargo, el noventa por ciento de los Diez Mandamientos reflejan la ley moral de Dios. Esto se debe a que el Nuevo Testamento reafirma el Decálogo, sin el cuarto mandamiento con respecto al Sabbat. Los grandes mandamientos morales también son reiterados por Jesús y encontrados en la Ley Mosaica pero no en el Decálogo. Por ejemplo, considere lo que se conoce como “El Segundo Gran Mandamiento”. Esta ley moral dice “ama a tu prójimo como a ti mismo”, pero esto no se encuentra en el Decálogo; está justo en el medio entre los mandamientos como: “No aparear diferentes tipos de animales. No plante su campo con dos tipos de semillas. No use ropa tejida de dos tipos de materiales.”[1]

La Visión Luterana Modificada establece que la Ley de Moisés reveló el carácter de Dios y, por lo tanto, exigió que los humanos se ajustaran a ella. Reveló el pecado en nuestras vidas y, por lo tanto, esclavizó a la humanidad a la ley, de la cual Jesús más tarde nos liberó cuando cumplió la ley y nos hizo libres. En consecuencia, los seguidores de Cristo no miran a la Ley Mosaica para descubrir la moralidad objetiva. Ahora estamos sujetos a la ley de Cristo, provista por Sus enseñanzas y ejemplos, así como también a la de Sus apóstoles en el Nuevo Testamento. La Ley Mosaica, sin embargo, sigue siendo importante ya que es útil para aclarar los principios de la ley de Cristo a Sus seguidores. En esencia, para recibir orientación sobre cómo debe vivir un cristiano, solo necesitamos ver lo que se enseña o ejemplifica en el Nuevo Testamento por Jesús, sus discípulos, el apóstol Pablo y la influencia rectora del Espíritu Santo.

Estas diferentes visiones ofrecen cada una varios puntos importantes a considerar. Mientras estudiaba estos enfoques contrastantes, luché con lo que debería inferirse como mejor. Cada opción puede refutar claramente “los desafíos del Presidente” presentados al comienzo de este ensayo. A saber, cómo un cristiano puede condenar el acto de la homosexualidad y no ser hipócrita, comiendo tocino, jugando al fútbol sin el balón, e incluso usando una camiseta de algodón y poliéster. Por no mencionar el resto de las “¡Leyes Levíticas!”

¿Qué hay de los Tatuajes?

Cuando tenía poco más de veinte años, muchas personas de mi edad se estaban haciendo tatuajes. Estaba intrigado, preguntándome cómo, como cristiano, podría justificar en hacerme un tatuaje yo mismo. Después de todo, Levítico 19:28 específicamente prohíbe los tatuajes. Estaba perplejo. Muchos de mis amigos cristianos estaban adquiriendo este arte corporal. ¿Estaban en pecado?

Llamé a mi pastor y le pregunté si hacerse un tatuaje sería pecaminoso. Por primera vez, me ofrecieron una explicación de cómo la ley del Antiguo Testamento se aplica a mí como cristiano. Su posición fue similar a la primera visión presentada en este ensayo. Es decir, que la Ley de Moisés se dividió en tres categorías diferentes: leyes morales, ceremoniales y civiles. Me dijo que la ley moral eran los Diez Mandamientos, y que las leyes ceremoniales y civiles eran específicas para los israelitas para protegerlos durante su “viaje de campamento de cuarenta años” en el desierto, además de separarlos de la influencia de culturas paganas.

Explicó además que Jesús cumplió la ley a través de Su expiación. Por lo tanto, estamos libres de las leyes Levíticas. Si quería un tatuaje, ¡era libre de conseguir uno! (¡Terminé recibiendo cinco!) Además, él me dijo que las únicas leyes reafirmadas en el Nuevo Testamento eran los Diez Mandamientos, y que incluso estamos libres de mantener a aquellas que no tienen poder para obtener la salvación, y por lo tanto, al no cumplir la ley esta no puede tomar nuestra salvación de nosotros. Sin embargo, aún podemos mirar el Decálogo para hacer juicios morales; lo que es objetivamente correcto o incorrecto, fuera de nuestras opiniones y emociones subjetivas.

Según esta doctrina, no hay nada moralmente malo en hacerse un tatuaje, comer tocino, usar prendas hechas de más de un material, o cualquiera de los otros requisitos “extraños” que hicieron a los israelitas “inmundos” en el Antiguo Testamento. Además, podemos hacer afirmaciones definitivas de que el asesinato, el robo, la mentira y el adulterio (que luego fue aclarado por Jesús y Pablo) es objetivo y moralmente incorrecto. Esta explicación no solo permite los tatuajes, sino que también corrige suficientemente los pomposos desafíos del “Presidente”.

¿Qué hay del Sabbat?

Me gustó este análisis directo. Tenía sentido para mí. Sin embargo, estaba confundido en cuanto a qué hacer con el Cuarto Mandamiento, “Recuerda el Sabbat, para mantenerlo santo”. Si el Decálogo es la ley moral inmutable de Dios, ¿cómo se puede lidiar con el hecho de que Jesús pareció cambiarlo? Se han ofrecido muchas hipótesis. Por ejemplo, los Adventistas del Séptimo Día creen que debemos continuar manteniendo un día de descanso, el sábado. Muchos evangélicos sienten que el sábado debe ser observado el domingo ya que ese es el día de la resurrección de Cristo. Otros sienten que desde que Jesús dijo en Marcos 2:27, “El hombre no fue hecho para el sábado, sino que el sábado fue hecho para el hombre”, no estamos obligados a un día específico, pero debemos descansar un día por semana no solo porque Dios “descansó”, sino también porque es bueno y saludable hacerlo. Básicamente, decir que guardar el sábado es sabio, pero no guardarlo no es necesariamente pecaminoso.

Antes de profundizar en este tema, nunca había oído hablar de la “visión luterana modificada”, defendida por Douglas Moo en el quinto capítulo de “Five Views on Law and Gospel”. Esta visión responde a estos desafíos de manera convincente. Inicialmente, estaba incómodo con esta visión y que la Ley Mosaica no está dividida en las tres distinciones de las leyes morales, ceremoniales y civiles. Sin embargo, después de una reflexión más profunda, esta doctrina parece sólida. Después de todo, Jesús no dijo que cumplió solo la ley ritual, ¡Él dijo que cumplió LA LEY! Cada una de las Leyes Mosaicas podría clasificarse en una de las tres divisiones según su funcionalidad; sin embargo, la Biblia no hace distinciones sobre qué leyes específicas Jesús supuestamente derogó.

Si este es el caso, ¡no estamos obligados a cumplir los Diez Mandamientos! Entonces, surge la pregunta: si esto es así, ¿cómo los seguidores de Cristo tomarían una postura moral sobre cualquier tema? La respuesta se encuentra en las enseñanzas y el ejemplo de Jesús y Sus apóstoles. El cristiano está libre de la Ley Mosaica, incluido el Decálogo. Sin embargo, Jesús y sus apóstoles aclararon y elevaron los estándares del noventa por ciento del Decálogo. Por lo tanto, si realmente somos seguidores de Cristo, debemos seguir las enseñanzas de Cristo. El único mandamiento que Jesús no reiteró fue el Cuarto Mandamiento con respecto al día de reposo. Jesús nunca ordenó a nadie que guardara el Sabbat. De hecho, las Escrituras registran que Jesús hizo muchas cosas en el día de reposo, pero nunca “descansó”. Considera el siguiente ejemplo en Mateo 12:1-2: “Por aquel tiempo Jesús pasó por entre los sembrados en el día de reposo; sus discípulos tuvieron hambre, y empezaron a arrancar espigas y a comer. Y cuando lo vieron los fariseos, le dijeron: Mira, tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo.” ¿Este era realmente el caso?

Jesús nunca pecó, así que obviamente Él no rompió moralmente el Sabbat, ni siquiera permitió que sus discípulos pecaran, “cosechando” granos para un refrigerio de la tarde. Sin embargo, de acuerdo con la Ley de Moisés, en Éxodo 34:21, el Sábado parece aplicarse a este acto. Por lo tanto, los fariseos no deben haber entendido las Escrituras correctamente. Jesús los enderezó hermenéuticamente en Mateo 12:3-8, ya que proporcionó el ejemplo de David entrando a la casa de Dios y comiendo el pan del sacerdote, que era ilegal, pero David nunca fue condenado por este acto. Además, Jesús correctamente señaló que los sacerdotes en el templo profanan el Sabbat, sin embargo, se les considera inocentes porque están haciendo algo aún más importante que el Sabbat en su trabajo en el templo. Jesús siguió esa analogía con una declaración poderosa en los versículos 6-8, “Pues os digo que algo mayor que el templo está aquí. Pero si hubierais sabido lo que esto significa: “Misericordia quiero y no sacrificio”, no hubierais condenado a los inocentes. Porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo.”

Además, en Mateo 5:17, Jesús dijo: “No penséis que he venido para abolir la ley o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir.” Si Jesús cumplió la ley, la cumplió toda. Si Él abrogó toda la Ley Mosaica, ya no estamos regidos por ella. Entonces, ¿cómo viviremos? ¿Tenemos una “brújula moral” para vivir? ¡Sí la tenemos! Somos libres de guardar la ley del Antiguo Testamento, pero como mencioné anteriormente, si realmente somos “Seguidores de Cristo”, entonces debemos seguir Sus enseñanzas. Jesús dijo tanto en Juan 14:15, “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos.” Esto se conoce como “La Ley de Cristo”.

Jesús cumplió y derogó la ley del Antiguo Testamento, pero el Nuevo Testamento da cientos de mandamientos dados por Cristo y los Apóstoles. De hecho, este proporciona un alto nivel de moralidad que un seguidor de Cristo debe vivir para; sin embargo, el Nuevo Testamento nunca afirma que el cristiano debe guardar el Sabbat. Además, nunca ordena que guardemos ninguna de las leyes “raras” con las que el “Presidente del Wing West” nos desafía arrogantemente al comparar esas leyes con la posición del cristiano de que los actos homosexuales son objetivamente incorrectos.

¿Qué hay de la Homosexualidad?

Jesús hizo muchos mandamientos, y en Mateo 19:18 Él dijo: “No cometerás adulterio”. Se podría argumentar que el adulterio no se aplica necesariamente al acto de la homosexualidad. William Lane Craig respondió a ese argumento:

Lo anterior también muestra cuán absurdo es cuando algunos defensores de los homosexuales dicen, “Jesús nunca condenó el comportamiento homosexual, así que ¿por qué deberíamos hacerlo nosotros? Jesús no mencionó específicamente muchas cosas que nosotros sabemos que están mal, como la bestialidad o la tortura, pero eso no quiere decir que las aprobó. Lo que Jesús sí hace es citar del Génesis para afirmar el patrón de Dios para el matrimonio como base para su propia enseñanza sobre el divorcio. En Marcos 10:6-8, él dice, “pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno”. El que dos hombres se hagan una sola carne en la relación homosexual sería una violación al orden y propósito creado por Dios. Él creó al hombre y a la mujer para ser indisolublemente unidos en matrimonio, no dos hombres o dos mujeres.

Además, Pablo deja en claro tres veces en el Nuevo Testamento que el acto de homosexualidad es moralmente reprensible en Romanos 1:24-27, 1 Timoteo 1:10 y 1 Corintios 6:9. Una vez más, uno podría argumentar que Jesús nunca habló explícitamente en contra de la homosexualidad, y por lo tanto, ¿a quién le importa lo que dice el apóstol Pablo? Sin embargo, en el Nuevo Testamento, Lucas escribió no solo el Evangelio de Lucas, sino también la continuación de ese libro en Hechos. En Hechos 9, Lucas registra la conversión de Pablo al cristianismo en el camino a Damasco. En esa ocasión, Jesucristo mismo llama a Pablo para seguirlo. “Si Pablo y Jesús no están en acuerdo, ¿por qué Jesús llamaría a Pablo para ser su apóstol? Jesús es Dios en la carne y, por lo tanto, conocería y estaría consciente de todas las cosas en Su estado resucitado. Jesús ciertamente habría sabido lo que Pablo enseñaría (el “conocimiento medio” de Dios) que, al parecer, es una de las razones por las que Jesús lo llamó.”[2] Por lo tanto, lo que Pablo enseña es la “Ley de Cristo.” La Ley del Antiguo Testamento todavía es valiosa, a pesar de que ya no estamos regidos por ella. Ilumina más completamente lo que el Nuevo Testamento reafirma como ley moral.

Conclusión

Esta visión final no solo es bíblicamente correcta, sino que también demuestra lógicamente cómo uno puede hacer afirmaciones sobre valores morales objetivos como el asesinato, la mentira, el robo y la homosexualidad, y aún no estar obligado a guardar el Sabbat, absteniéndose del tocino y el fútbol, e incluso teniendo la libertad de hacerse tatuajes.

Este conocimiento fue invaluable recientemente cuando me encontré con algunos estudiantes universitarios homosexuales que asistían a nuestra iglesia. Pude hablar la “verdad en amor” cuando expliqué que el acto de la homosexualidad es pecaminoso según la Biblia, pero sus pecados no fueron diferentes a los ojos de Dios que los pecados con los que otros asistentes a la iglesia pueden luchar a diario. Les dije que Jesús los amaba y desea una relación personal con ellos mientras lo sigan y sean transformados por el Espíritu Santo. Los invité a seguir asistiendo a nuestra iglesia si deseaban sinceramente seguir a Jesús. Sintieron gracia al explicarles por qué el estilo de vida homosexual era pecaminoso, pero aún así los invité a seguir a Cristo a mi lado. Dios está obrando al cambiar vidas, y cuando comprendemos correctamente cómo la Ley del Antiguo Testamento se aplica a los seguidores de Cristo hoy en día, podemos vivir más como Jesús en un mundo que necesita desesperadamente experimentar Su amor y gracia.

Mantente razonable (Flp 4:5),

Tim Stratton.


NOTAS

[1] Albert H. Baylis, citando las Escrituras del Levítico, “From Creation to the Cross: Understanding the first Half of the Bible” Zondervan, Grand Rapids, MI 1996, page 126.

[2] http://www.miapic.com/jesus-y-pablo-ensenaron-la-misma-cosa (visitado el 11-25-11).

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More