El Molinismo es Bíblico

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

|

April 19, 2018

Pregunta

Estimado Tim,

Realmente he disfrutado leyendo tus artículos sobre el Molinismo. Creo que el Molinismo es una gran filosofía teológica, pero parece no ser más que una filosofía. No veo cómo el Molinismo podría llamarse una visión bíblica en absoluto; ¿dónde están las Escrituras que apoyan el Molinismo? Simplemente no veo ninguna. Porque el Calvinismo parece poseer la esquina en el mercado con respecto a los datos bíblicos, simplemente no puedo abandonar mi tradición reformada aunque tenga algunos problemas filosóficos. Prefiero tener problemas filosóficos que problemas bíblicos.

Podría ser persuadido a cambiar de opinión si pudieras proporcionar algún apoyo bíblico legítimo para el Molinismo. ¿Puedes hacer un caso bíblico para el Molinismo sin proporcionar un silogismo lógico?

-James

Respuesta de Tim

¡Estoy agradecido por tu pregunta, James! Escucho la objeción de que el Molinismo no coincide demasiado con la verdad bíblica muy a menudo. Esta objeción se basa simplemente en la ignorancia. De hecho, la “filosofía teológica” de Molina se basó en las Escrituras. Es decir, para Molina, fue primero la Biblia, luego la filosofía. Todo el primer volumen de la Concordia de Molina estaba compuesto por 150 páginas de datos bíblicos que proporcionan la base de lo que se ha venido llamando Molinismo.

Podría ser el caso de que muchos hoy en día asuman erróneamente de que el Molinismo es basado en la filosofía (a diferencia de las Escrituras) porque muchos filósofos cristianos sostienen el Molinismo mientras rechazan el Calvinismo. De hecho, como lo han señalado David Alexander y Daniel Johnson en su libro reciente, Calvinismo y el Problema del Mal [Calvinism and the Problem of Evil]:

“El calvinismo simplemente no es una opción viva para la mayoría de los filósofos cristianos”. (1)

Como el Calvinismo es rechazado por la mayoría de los filósofos y el Molinismo está en auge en sus círculos, muchos no filósofos podrían asumir incorrectamente (un error filosófico) que el Molinismo es simplemente una filosofía que carece de apoyo bíblico. Tu pregunta proporciona el lienzo para pintar una imagen diferente.

Para pintar esta imagen, y hacer mi caso bíblico para el Molinismo, mi carga será proporcionar datos bíblicos que enseñen, impliquen, infieran racionalmente, o sean consistentes con lo que he llamado los dos pilares esenciales del Mero Molinismo – los humanos poseen libertad libertariana y Dios tiene conocimiento medio. Además, iré más allá del “Mero Molinismo” y reforzaré el caso al proporcionar datos bíblicos que respalden el amor de Dios para todas las personas (omnibenevolencia).

Los Humanos Poseen Libre Albedrío Libertariano

La Biblia es clara en que los humanos poseen libre albedrío. Considera las palabras de Pablo a Filemón:

14 Pero no quise hacer nada sin tu consentimiento, para que tu bondad no fuera como por obligación, sino por tu propia voluntad.

Se plantea la pregunta: ¿está la Biblia hablando del libre albedrío libertariano? Después de examinar la Biblia en su totalidad, Molina estaba convencido de que las Escrituras no solo eran consistentes con la idea del libre albedrío libertariano, sino de que la Biblia dejó en claro que algunas de nuestras elecciones son genuinamente dependientes de nosotros o “a nuestro alcance”.

Deuteronomio 30:10-20

10 si obedeces a la voz del Señor tu Dios, guardando sus mandamientos y sus estatutos que están escritos en este libro de la ley, y si te vuelves al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.

11 Este mandamiento que yo te ordeno hoy no es muy difícil para ti, ni está fuera de tu alcance. 12 No está en el cielo, para que digas: “¿Quién subirá por nosotros al cielo para traérnoslo y hacérnoslo oír a fin de que lo guardemos?” 13 Ni está más allá del mar, para que digas: “¿Quién cruzará el mar por nosotros para traérnoslo y para hacérnoslo oír, a fin de que lo guardemos?” 14 Pues la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la guardes.

15 Mira, yo he puesto hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal; 16 pues te ordeno hoy amar al Señor tu Dios, andar en sus caminos y guardar sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y te multipliques, a fin de que el Señor tu Dios te bendiga en la tierra que vas a entrar para poseerla. 17 Pero si tu corazón se desvía y no escuchas, sino que te dejas arrastrar y te postras ante otros dioses y los sirves, 18 yo os declaro hoy que ciertamente pereceréis. No prolongaréis vuestros días en la tierra adonde tú vas, cruzando el Jordán para entrar en ella y poseerla. 19 Al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia, 20 amando al Señor tu Dios, escuchando su voz y allegándote a Él; porque eso es tu vida y la largura de tus días, para que habites en la tierra que el Señor juró dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.

¡Moisés ordena a los israelitas no regenerados que hagan una elección! Él dice que tienen opciones entre las que elegir. Deben elegir entre la vida y la muerte, entre las bendiciones y las maldiciones. ¡Moisés les suplica que elijan la vida!

Moisés precede su súplica por la vida al dejar en claro que los israelitas no regenerados en realidad poseen la capacidad de hacer esta elección. Es decir, esta elección “depende de ellos” y no está causalmente determinada por cosas externas a ellos. Él deja en claro que no solo es algo que poseen la capacidad de hacer, sino que, además, ni siquiera es “muy difícil” para ellos hacer esta elección. Esto no es solo apoyo bíblico de la libertad libertariana para elegir lo contrario; parece ser libertad libertariana con respecto a una oferta para elegir a Dios – o al menos, no rechazarlo.

Moisés expresa sus puntos de vista con respecto a la libertad libertariana en el Antiguo Testamento. En el Nuevo Testamento, Pablo aclara su posición con respecto al libre albedrío libertariano en 1 Corintios 10:13. El afirma,

“No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es Dios, que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistirla”.

Dios ha provisto (al menos a algunos) humanos con la habilidad de no pecar. Somos capaces de no caer en la tentación. En consecuencia, cada vez que uno peca, no tenía que hacerlo ya que había una capacidad genuina para hacer lo contrario (“una vía de escape”) disponible para que eligiéramos. ¡Esto es exactamente lo que quiere decir el libre albedrío libertariano! Por lo tanto, cuando alguien elige libremente pecar y fueron capaces de no pecar, se deduce que son genuinamente responsables de sus pecados, no Dios.

Pablo también insinúa que poseemos libertad libertariana cuando se trata de nuestros pensamientos. En 2 Corintios 10:5, el apóstol Pablo escribe:

“Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Pablo declara que nosotros – e implica que debemos – tomar nuestros pensamientos cautivos para obedecer a Cristo. Pablo parece enseñar que somos librepensadores responsables de la variedad libertariana. Por consiguiente, Pablo deja en claro que todos nuestros pensamientos no están determinados causalmente ni son impuestos desde fuentes externas; poseemos la capacidad de pensar lo contrario. Es decir, TÚ eres responsable de tus propios pensamientos (al menos algunos de ellos).

Pablo tiene claro que debemos llevar cautivos nuestros pensamientos para obedecer a Cristo – ¡para obedecer a la realidad! Él también enseña que podemos ser tomados cautivos por el pensamiento incorrecto en Colosenses 2:8. Se deduce que la humanidad está involucrada en una batalla. Esta batalla “no es contra carne y sangre” (Efesios 6:12). No, nos demos cuenta o no, ¡todos y cada uno de nosotros estamos en una batalla por nuestra mente! Pablo nos urge a que tomemos nuestros pensamientos cautivos antes de que nos lleven cautivos. Somos responsables de nuestros pensamientos y, por lo tanto, ¡debemos ser librepensadores! Lo cual ni siquiera es posible desde un punto de vista determinista, como afirman muchos calvinistas.

Finalmente, Pablo tiene claro que los cristianos no están controlados por nada externo a nosotros mismos. Él deja en claro que Dios les ha dado a los cristianos la capacidad de tener el control. Considere 2 Timoteo 1:7:

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

Si los cristianos tienen autocontrol, entonces algo que no sea el yo no está en control. Estos son los datos bíblicos que respaldan el libre albedrío libertariano, pero ¿qué pasa con el otro pilar esencial del Mero Molinismo?

Dios Posee Conocimiento Contrafáctico

En 1 Samuel 23:6-14, Dios le permite a David conocer la verdad de una proposición contrafáctica. Específicamente, que, si se quedaba en Keila, entonces Saúl lo perseguiría, y que, si Saúl lo perseguía, entonces los hombres de Keila lo entregarían a Saúl. Jeremías 38:17-18 también proporciona apoyo para el conocimiento contrafáctico de Dios. Este pasaje deja en claro que Dios sabe lo que sucedería sin importar qué curso de acción escogería tomar Sedequías.

Muchas escrituras como estas proporcionan iluminación con respecto al tipo de conocimiento que Dios tiene. Además, considere que la “prueba de un verdadero profeta” es el cumplimiento de sus predicciones (Deuteronomio 18:22). Sin embargo, muchas predicciones dadas por los profetas bíblicos nunca se cumplen debido a que las personas a quienes estas profecías fueron entregadas respondieron cambiando sus vidas (Isaías 38:1-5, Amós 7:1-6, Jonás 3:1-10). Por lo tanto, las personas que optaron por cambiar sus vidas evitaron las consecuencias de lo que hubiera sucedido si no hubieran cambiado de dirección.

Jesús hace muchas declaraciones que implican que Él tiene conocimiento contrafáctico. Considere Juan 15:22, 24:

Si yo no hubiera venido y no les hubiera hablado, no tendrían pecado… Si yo no hubiera hecho entre ellos las obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado”.

En Juan 18:36, Jesús ofreció la siguiente afirmación de conocimiento contrafáctico,

“Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, entonces mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos”.

Y en Mateo 26:24 Jesús dice,

“¡Ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es entregado! Mejor le fuera a ese hombre no haber nacido”.

Además, he presentado previamente el caso de que Jesús ofrece un contrafáctico implícito con la libertad libertariana humana en mente en Marcos 4:10-12 (haga clic aquí).

Hay muchos pasajes en las Escrituras que afirman que Dios tiene conocimiento contrafáctico, pero, ¿acaso Él posee conocimiento medio? Esta pregunta depende de cuándo Dios posee lógicamente conocimiento contrafáctico. ¿Tiene Dios este conocimiento antes/lógicamente previo a su decreto creativo, o Dios creó el mundo y luego ganó ese conocimiento? Si Dios posee este conocimiento contrafáctico eterna y causalmente antes de su decreto creativo en el que realizó la actualización de este mundo, entonces Dios posee conocimiento medio. Es decir, si Dios es eternamente omnisciente, entonces Dios posee conocimiento medio.

Con todos los datos bíblicos que hemos estudiado en mente, uno puede ver que el “Mero Molinismo” definitivamente está respaldado por las Escrituras. Se plantea la pregunta: ¿podemos ir más allá del “mero” y presentar un caso bíblico para lo que llamo “Molinismo fuerte”? Para lograr esta tarea, debemos examinar la naturaleza omnibenevolente de Dios y la escritura que describe lo que Dios quiere de todos los humanos.

Dios Ama Y Desea lo Mejor Para Todas las Personas

Otro elemento esencial para establecer bíblicamente el Molinismo es el amor que Dios tiene para todas las personas, y su deseo de que todos florezcan eternamente. Sostengo que podemos inferir la omnibenevolencia de Dios (un amor y deseo para que todas las personas florezcan eternamente) después de examinar el relato de Adán y Eva que se encuentra en el primer libro de la Biblia. El pecado original no era comer una fruta prohibida, sino más bien, dudar de la omnibenevolencia de Dios. Esta fue la trampa con la que Satanás atrajo a Eva al Jardín del Edén (Génesis 3):

“¿Dijo Dios realmente…?”

Satanás convence a Eva de considerar la idea de que Dios no está realmente interesado en su florecimiento final. El hecho del asunto, sin embargo, es que Dios desea el último florecimiento para todos y cada uno de los seres humanos. Esto está respaldado por las escrituras que examinaremos a continuación, como Juan 3:16, 1 Timoteo 2:4 y 2 Pedro 3:9. También es apoyado en Génesis. Considere este contrafáctico:

SI Adán y Eva hubiesen guardado los mandamientos de Dios (y todos sus descendientes siguieran su ejemplo), entonces, cada ser humano EXPERIMENTARÍA un florecimiento último y no experimentaría ningún sufrimiento.

Por lo tanto, Dios creó un mundo en el que era lógicamente posible que todas las personas florecieran eternamente. Sin embargo, Eva dudaba de que Dios fuera omnibenevolente y deseara lo mejor para ella. Esta duda condujo a la caída del hombre y un terrible sufrimiento siguió a su paso. Si uno piensa que esto es demasiado filosófico, por favor considere otros versículos de la Biblia con respecto a lo que Dios quiere de toda la humanidad:

Ezequiel 18:30-32

30 Por tanto, os juzgaré, a cada uno conforme a su conducta, oh casa de Israel —declara el Señor Dios—. Arrepentíos y apartaos de todas vuestras transgresiones, para que la iniquidad no os sea piedra de tropiezo. 31 Arrojad de vosotros todas las transgresiones que habéis cometido, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué habéis de morir, casa de Israel? 32 Pues yo no me complazco en la muerte de nadie—declara el Señor Dios—. Arrepentíos y vivid.

Para asegurarse de que no haya confusión, Ezequiel reitera lo mismo varios capítulos más adelante en 33:10-11:

10 Y tú, hijo de hombre, di a la casa de Israel: “Así habéis hablado, diciendo: ‘Ciertamente nuestras transgresiones y nuestros pecados están sobre nosotros, y por ellos nos estamos consumiendo; ¿cómo, pues, podremos vivir?’” 11 Diles: “Vivo yo” —declara el Señor Dios— “que no me complazco en la muerte del impío, sino en que el impío se aparte de su camino y viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos. ¿Por qué habéis de morir, oh casa de Israel?”

Estos pasajes de la Biblia son claros en cuanto a que Dios no se complace en la muerte de los malvados (y proporciona apoyo adicional para el libre albedrío libertariano); Él quiere que todos se vuelvan de sus caminos perversos y se arrepientan. Dios incluso razona con ellos: “¿Por qué morirás?” Dios les dice que “no se complace en la muerte de nadie”. Dios no quiere que nadie perezca; Él les da una orden de que son libres de seguir o no: “¡Volveos y vivid!”

Hasta ahora solo hemos examinado el Antiguo Testamento con respecto a la omnibenevolencia de Dios, pero el Nuevo Testamento también está repleto de datos que afirman el deseo de Dios de que todas las personas sean salvas. Considera las palabras de Pablo al joven Timoteo con respecto a Dios (1 Timoteo 2:4):

el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad.

2 Pedro 3:9 reitera las palabras de Pablo:

El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento.

Me encanta cómo la versión ESV lee Romanos 5:15-18 [Nota del traductor: Por cuestiones de idiomas seguiré poniendo la versión LBLA]:

15 Pero no sucede con la dádiva como con la transgresión. Porque si por la transgresión de uno murieron los muchos, mucho más, la gracia de Dios y el don por la gracia de un hombre, Jesucristo, abundaron para los muchos. 16 Tampoco sucede con el don como con lo que vino por medio de aquel que pecó; porque ciertamente el juicio surgió a causa de una transgresión, resultando en condenación; pero la dádiva surgió a causa de muchas transgresiones resultando en justificación. 17 Porque si por la transgresión de uno, por éste reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por medio de uno, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. 18 Así pues, tal como por una transgresión resultó la condenación de todos los hombres, así también por un acto de justicia resultó la justificación de vida para todos los hombres.

El pecado infectó a toda la humanidad. Sin embargo, Dios hizo un camino — lo hizo posible — para que toda la humanidad sea salva (lo cual la Biblia dice claramente que Dios desea). Este regalo gratuito ofrecido a toda la humanidad es solo a través de Jesucristo (Juan 14:6). Es solo a través de Cristo que la justificación se hace posible para todas las personas. Esta justificación es un regalo gratuito que se ofrece a todo el mundo. Hablando del mundo, el primer versículo de la Biblia que he memorizado resume en pocas palabras todo el mensaje del Evangelio. Considere Juan 3:16:

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.

El versículo de la Biblia más famoso de todos los tiempos deja en claro que Dios ama al mundo y que su amor está disponible para “TODO EL QUE CREA en él”. Este amor es un regalo gratuito genuinamente ofrecido a todas las personas en todo el mundo. 1 Juan 2:2 reitera este hecho:

El mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino TAMBIÉN por los del mundo entero.

¿Por qué alguien inspirado por el Espíritu Santo hablaría sin sentido? ¡Esta no es una buena interpretación! Dios ama al mundo (a todas las personas), desea que todas las personas sean salvas, y Jesús ha hecho posible que todas las personas en el mundo entero sean salvas.

La información bíblica es clara con respecto al amor de Dios para todas las personas, pero si uno todavía está confundido, Pablo clava el clavo en el ataúd calvinista en Tito 2:11

11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres.

Claro, el Calvinismo tiene sentido en algunos versículos de la Biblia, pero no tiene sentido en TODOS los datos bíblicos de principio a fin (Génesis 1:1 a Apocalipsis 22:21). Si cualquier punto de vista teológico o filosófico no puede dar sentido a todas las escrituras, entonces la visión no es simplemente bíblica. Como dice Kirk MacGregor,

Si tu sistema teológico no puede dar cuenta de todos los datos bíblicos, ¡eso es un problema para tu sistema teológico!

¡Agregaría que esto es un problema para la filosofía calvinista de alguien!

Conclusión

El modelo de Molina podría no ser exacto, pero no tenemos una razón bíblica para rechazarlo. El molinismo es la inferencia a la mejor explicación de todos los datos bíblicos. La Biblia afirma que Dios es completamente soberano sobre todas las cosas y predestina todas las cosas. La Biblia afirma que Dios es el autor de la salvación. La Biblia afirma que Dios desea que todas las personas sean salvas y que nadie perezca. La Biblia afirma que todas las personas no son salvas, pero tienen que elegir (para resistir la salvación o no). La Biblia afirma que los humanos poseen la capacidad de tomar algunas decisiones que son “dependientes de nosotros” (libre albedrío libertariano). La Biblia enseña que Jesucristo murió por todas las personas y que Dios proporciona una medida de gracia a todas las personas. Y finalmente, la Biblia afirma que Dios posee conocimiento contrafáctico.

Cuando uno toma TODOS los datos bíblicos al mismo tiempo, deben rechazar las visiones que niegan o ignoran cualquier pasaje de las Escrituras. La inferencia a la mejor explicación de todos los datos bíblicos es el Molinismo. Como señala MacGregor,

La única forma (lógicamente) de tener el conocimiento contrafáctico de Dios Y de tener el libertarianismo suave [libre albedrío libertariano] que se encuentra en pasajes como Deuteronomio 30:10-20, la única manera de lograrlo lógicamente es el Molinismo.

Mantente razonable (Isaías 1:18),

Tim Stratton

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More