El Apolojedi Y el Poder de La Fuerza

Por Tim Stratton | Traducido por Allan Sánchez

|

March 28, 2018

Dos de mis primeros recuerdos en la vida todavía tienen gran importancia para este día. Primero, en la primavera de 1977, mi vida se transformó cuando oré y le pedí a Jesús que fuera el Señor de mi vida. Segundo, unas pocas semanas después, vi Star Wars en el cine. Justo al mismo tiempo, el pequeño “Timmy”, que tenía casi cuatro años, estaba maravillado tanto de Jesucristo como de Luke Skywalker.

Mis padres eran geniales (¡y todavía lo son!) Siempre sentí que podía confiar en ellos y que nunca me mentirían. Tan pronto como pude comprender algo, me dijeron que Santa Claus no existía, pero que podíamos divertirnos y fingir que Santa nos visitaría en Nochebuena. De hecho, todavía recuerdo nuestras fiestas de Nochebuena. Mi madre horneaba un pastel de cumpleaños y cantamos “Feliz cumpleaños, Jesús”. Luego mi hermana y yo apagamos todas las velas antes de abrir nuestros regalos — ¡con Cristo en mente (generalmente más juguetes de Star Wars)!

El mismo día en que mis padres me dijeron que Papá Noel no existía, también tuvieron cuidado de decir claramente que Dios sí existió. Mis padres me dejaron claro el mensaje del Evangelio a una edad temprana. Mi abuela (en la foto de arriba) siempre compartiría versículos de la Biblia conmigo. ¡Aprendí Juan 3:16 de memoria antes de salir del preescolar! Mis padres me hablaron de Dios y de que creó el universo y cómo se reveló a sí mismo al mundo a través de Jesucristo. También me explicaron la encarnación y el concepto de la trinidad a una edad muy temprana. De hecho, nunca olvidaré la primera exposición que tuve con el concepto de dualismo de sustancias y que la naturaleza humana es cuerpo y alma juntas. Fue el mismo día que oré y le pedí a Jesús que “viviera en mi corazón”, que fue poco antes de que Star Wars llegara a los cines. Así es como lo recuerdo:

Mi bisabuelo Matejka acababa de morir. No creo que siquiera supiera qué era la muerte antes de eso. Mi madre me sentó en la mesa de la cocina para explicar la muerte a mi joven mente y que mi bisabuelo ya no estaba con nosotros, pero ahora con Jesús en el cielo. Para ayudar a explicar, mi madre tomó un pequeño Weeble Wobble que tenía la carcasa exterior de plástico agrietada (en nuestra mecedora) para que se pudiera quitar y poner del juguete. Mi madre me explicó la muerte y mientras sostenía el Weeble Wobble (porque “los Weebles se bambolean, pero no se caen“), ella desprendió la cubierta de plástico exterior de la figura y dijo que era como el alma humana que puede existir separada del cuerpo (2 Corintios 5:8).

Ella pasó a colocar este “alma” en la parte superior de un estante que mi pequeño yo no podía ver. Ella me dijo que no podemos ver el cielo en este momento, pero que es más maravilloso que cualquier cosa que pueda imaginar. Ella me dijo que mi abuelo estaba en el cielo con Jesús y que si le pedía a Jesús que fuera el Señor de mi vida, podría estar allí algún día y vivir allí por la eternidad. ¡Entendí el evangelio claramente justo antes de mi cuarto cumpleaños! Todavía recuerdo ese día en 1977 como si fuera ayer.

¡Ahora, mis padres amaron Star Wars casi tanto como yo! Me compraron todas las figuras de acción (todavía las tengo hasta el día de hoy) y mi colcha, fundas de almohada y cortinas fueron todas Star Wars. Nunca olvidaré a mis padres comparando Star Wars con el cristianismo. ¡No había nada de lo que soñara más como un niño pequeño que tener el poder de la fuerza y convertirme en Jedi! Un domingo por la mañana, mientras mi familia iba camino a la iglesia, mis padres me dijeron que los verdaderos cristianos eran en realidad más poderosos que los Jedi. Lo explicaron algo como esto:

“¡Timmy, el mismo poder que creó el universo y resucitó a Jesús de entre los muertos es el mismo poder que vive en ti a través del Espíritu Santo si estás caminando en la voluntad de Dios! Esa es la Fuerza suprema”.

Nunca olvidaré esa mañana porque mi padre comenzó a fingir que nos atraparon en un rayo tractor y la iglesia nos estaba atrayendo. Luego dijo, “¡Esta no es la Estrella de la Muerte, es la Estrella de la Vida!” De acuerdo, eso podría ser un poco cursi, pero para el joven Timmy Stratton, ¡fue bastante memorable!

Avancemos rápidamente casi 40 años después: siempre he sentido la presencia de Dios en mi vida desde ese día en 1977. Sin embargo, a veces comenzaba a preguntarme si todo esto era demasiado bueno para ser verdad. Me preguntaba si la única razón por la que era cristiano era porque fui criado en una familia cristiana en medio de Nebraska. Hice un viaje para ver si Dios realmente existe y para ver si el cristianismo es, de hecho, verdad. Me embarqué en un viaje para encontrar evidencia de la existencia de Dios y la verdad del cristianismo — ¡y la encontré! Durante este proceso crecí fuerte en la Fuerza. De hecho, me estaba convirtiendo no solo en un apologista, sino también en un Apolojedi.

¡Todavía amo Star Wars y todavía amo a Jesús! Sin embargo, sé que la proposición “Luke Skywalker se crió en Tatooine” es una declaración verdadera basada en una narración ficticia que no corresponde con la realidad. En contraste, sé que la proposición “Jesús fue criado en Nazaret” es una proposición verdadera que corresponde a un hecho histórico. Además, sé que tenemos buenas razones para creer que Dios existe y que Él ha resucitado a Jesús de entre los muertos. Sé que el cristianismo es verdadero y que el mismo poder que creó este universo de la nada y resucitó a Jesús de entre los muertos está disponible para los seguidores de Cristo hoy a través de la fuerza suprema del Espíritu Santo. También sé que tenemos evidencia de que las almas humanas son sustancias que no son nuestro cuerpo físico y que podemos sobrevivir a la muerte. Como Obi Wan Kenobi le explicó a Darth Vader: “¡Si me matas, seré más poderoso de lo que puedas imaginar!”

Mis padres me lo aclararon a una edad temprana y he encontrado evidencia lógica, científica e histórica que valida las enseñanzas de mis padres (vea los hipervínculos anteriores para que comiences). La Fuerza es fuerte en mi familia. Mi padre y mi madre la tienen. Yo la tengo. Mi hermana la tiene. ¡También puedes tener ese poder! “La Fuerza, te está llamando. ¡Solo déjala entrar!”

¡Feliz Navidad y que “La Fuerza” esté contigo también!

El Apolojedi,

Tim Stratton


Notas

Quiero agradecer a mi mamá y a mi papá por enseñarme la verdad sobre la realidad y permitir que mi hermana y yo nos divirtamos mucho en el camino. Tuve una infancia fantástica y amo nuestras charlas teológicas que seguimos teniendo hasta el día de hoy.

Share:

About the Author

Tim

Stratton

(The FreeThinking Theist)

Tim pursued his undergraduate studies at the University of Nebraska-Kearney (B.A. 1997) and after working in full-time ministry for several years went on to attain his graduate degree from Biola University (M.A. 2014). Tim was recently accepted at North West University to pursue his Ph.D. in systematic theology with a focus on metaphysics.

Learn More